Menos abandono escolar en España, ¿dato tranquilizador?

La crisis económica por la que esMenos abandono escolar en España, ¿dato tranquilizador?tá pasando nuestro país ha traído consigo el paro, y a su vez puestos de trabajo, muchas veces temporales, para lo jóvenes que tienen poca formación.

En cinco años, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), los jóvenes españoles entre 18 y 24 años que tienen como máximo el título de la ESO se ha reducido en 8,4 puntos, es decir hasta el 23,5%. Si nos centramos en comunidades, Cataluña es la única que sube el índice de abandono de un 24% a un 24,4%, pudiendo ser la causa de la decisión de los jóvenes de lanzarse al mercado laboral sin preocuparles mucho los estudios porque consideran que con ellos o sin ellos van a encontrarse en una situación similar, aunque hay otros que deciden estudiar porque creen que puede resultarles una garantía de futuro. Por su parte, la Comunidad Valenciana es la que más disminuye en abandono, 4,6 puntos, situándose en el 22,3%. Aunque le supera el País Vasco, ya que sigue siendo la comunidad con menos deserciones, concretamente un 8,8%, situándose cerca de los países europeos con menos abandono escolar.

¿Porqué el País Vasco es el territorio con menos índice de abandono? Una de las respuestas puede ser la oferta educativa. Esta comunidad tiene tres modelos de escuela: una totalmente en castellano, otra en euskera y otra mixta con los dos idiomas. Además, se han tomado medidas en referencia al refuerzo, creando programas para ello y cursos de cualificación profesional inicial que han propiciado la reducción del abandono temprano. Es decir, que estamos delante de una escuela que acepta el derecho a escoger la lengua con la que estudiar, que ya significa mucho.

Aún así, la reducción del abandono temprano en España no es muy tranquilizadora. A nivel europeo, la Estrategia 2020 aspira, en uno de sus objetivos, a reducir el abandono escolar en un 10% para dicha fecha, a la vez que aumentar un 40% las personas de 30 a 34 años que tengan completos estudios de nivel terciario, es decir estudios superiores. ¿Puede que alcancemos este objetivo? Si seguimos así no. Si las reformas y los recortes siguen repercutiendo de forma extrema en muchas de las familias que antes se situaban en un umbral socioeconómico medio, y ahora éstas no podrán ofrecer a sus hijos la educabilidad que necesitan.

Otra de las cuestiones que surgen es: ¿La nueva reforma educativa, que está por implantarse, ayudará a solventar la crisis? El hecho del abandono es una de las justificaciones en las que se basa el ministro de Educación José Ignacio Wert para impulsar la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Ésta cuenta con el rechazo de casi toda la comunidad educativa que ha mostrado su discrepancia a través de huelgas y manifestaciones. ¿Será porque es una reforma con ideologías partidistas que pretende devolvernos un modelo de escuela de tiempos pasados y pedagogía caducada? Otro de los argumentos en los que Wert se basa para defender esta reforma es que recoge las mejores prácticas europeas a nivel educativo, pero muchos de los expertos en educación de nuestro país afirman que es justamente lo contrario, ya que se basa en ideales como la competitividad y la exclusividad.

Volviendo al tema del abandono, aunque el índice se haya reducido por quinto año consecutivo, ¿Este índice se encuentra bajo la justificación de los recortes y reformas actuales? La respuesta es no. El problema es que la cifra de abandono empezó a emerger desde el boom inmobiliario y turístico, que alejó a muchos jóvenes de la escuela, hasta llegar al 2008 con el mayor índice de abandono, concretamente un 31,9%. Mientras, en el marco europeo, los jóvenes no se habían apartado de los estudios y seguían escolarizados.

La última cuestión es ¿Por qué la mayoría de los jóvenes quiere mantenerse en el sistema educativo? Muchos de éstos han visto como sus familiares más cercanos han sufrido las consecuencias a causa de la carencia de estudios, cosa que ellos no quieren reproducir. Por eso, algunos de ellos se sienten con capacidades para solventar la crisis haciendo hincapié en los estudios. Por otra parte, los padres insisten en la importancia de la formación de sus hijos para que no pasen por la misma situación, que encuentren un trabajo en condiciones y consigan una realización personal y profesional en su vida.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *