El uso abusivo del móvil disminuye tu concentración

El uso abusivo del móvil disminuye tu concentración Desde que los smartphones llegaron a nuestras vidas parece que no podemos pasar ni un minuto sin ellos. Pero alerta, el uso abusivo del teléfono móvil, ya sea para asuntos profesionales o personales, provoca un impacto negativo en nuestra capacidad de concentración y productividad.

Cuando de manera compulsiva comprobamos a cada instante si tenemos algún mensaje o qué está sucediendo en las redes sociales, padecemos phubbing. Ante esta conducta cada vez más habitual, hay quien decide tomar cartas en el asunto.

En Francia, los sindicatos y la Confederación Francesa de Cuadros Directivos han acordado que los consultores e ingenieros con cargos de responsabilidad deberán desenchufar durante 11 horas al día los ordenadores móviles que les conectan con el trabajo, y 35 horas durante los fines de semana.

Quizás no haga falta llegar a estos extremos pero sí buscar el equilibrio entre el teletrabajo, la flexibilidad y la conciliación de la vida profesional y la personal.

Manuel Ángel Sánchez, vicepresidente de recursos humanos de Schneider Electric en España asegura que la cultura empresaria debe aceptar jefes que no demanden una respuesta inmediata en cualquier momento, puesto que se ha de ser respetuoso con el tiempo de ocio de cada uno, a no ser que se requiera resolver una situación con urgencia.

Por su parte, Marta Romo, socia directora de Be Up, comenta que:

La conexión constante impacta en nuestro cerebro y nos impide concentrarnos. Esa sobreestimulación satura nuestra capacidad de asimilar información y aprender.

En Google se intenta evitar la adicción tecnológica. Marisa Toro, directora de comunicación y asuntos públicos para el sur de Europa de la multinacional, explica que cuentan con varios recordatorios que les señala que deben descansar durante sus vacaciones y respetar su tiempo libre, evitando los emails.

Y es que, a modo de resumen, podríamos intentar llevar a cabo las siguientes premisas:

  • Si tenemos que concentrarnos en una tarea, evitemos todo tipo de distracciones tecnológicas.
  • La coordinación es importante, así como planificar las tareas antes de delegarlas.
  • Recurrir a la conversación en lugar de abusar del correo electrónico, escribiendo y recibiendo varios emails.
  • Cuando recibimos un mensaje no siempre es necesario contestar de manera inmediata. A veces, la respuesta no es tan importante ni tan urgente como para no poder esperar.
  • Dedicar un tiempo concreto a consultar las redes sociales, en lugar de actualizar nuestro estado constantemente.
  • El tiempo libre está para descansar. El trabajo y el ocio deben separarse.

Share this post

PinIt
scroll to top