El VAR del fútbol es el mismo arbitraje de siempre con un paso intermedio

La experiencia con el VAR que hemos acumulado los aficionados al fútbol en España nos permite hacer una valoración general sin temor a equivocarnos. El VAR prometía acabar con las injusticias en el fútbol, con los arbitrajes dudosos, con los árbitros castigados «en la nevera» por errores mayúsculos y con el tradicional (y a veces descarado) favorecimiento a los grandes, sobre todo al Real Madrid y al FC Barcelona… y tradicionalmente por ese orden, dirían muchos.

Al César lo que es del César: el VAR sí que ha eliminado las interpretaciones claramente erróneas, las agresiones ocultas a los ojos del árbitro y las errores vergonzosos que hemos visto en el pasado. Es decir, a la pregunta de si el VAR a mejorado el arbitraje, la respuesta es un rotundo sí y me alegro de su llegada. Sin embargo, el titular de este artículo ya apunta mi opinión y es que la actividad arbitral sigue teniendo las mismas carencias en las situaciones en las que la decisión arbitral puede caer hacia un lado o hacia otro. Y ya sabemos qué pasa cuando una jugada dudosa afecta a la casa blanca o, en menor medida, al equipo culé… ¡Y todavía se quejan!

Llevamos poco tiempo con este VAR y vemos que todavía se producen errores que deberían evitarse: ¿por qué hay jugadas que se rearbitran desde el VAR y otras iguales no? ¿Por qué se es tan laxo en la lectura de la norma con un equipo y otro no? ¿Por qué esta mano en el área es penalty y la otra no? ¿Por qué los del VAR llaman a revisión algunas jugadas y otras semejantes se quedan en el «sigan, sigan!».

Same old shit! (la misma mierda de siempre), como dice la canción. El VAR venía a ser una revolución en el fútbol y se ha quedado en una ligera mejora. Quizás estábamos demasiado esperanzados en cambiar algo que no se puede cambiar y es que, al final, el arbitraje en la liga española seguirá siempre beneficiando a los mismos. ¡Qué se le va a hacer!

Esta entrada fue publicada en Fútbol. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *