Estamos perdiendo el amor por la lectura

Este artículo es une breve reflexión sobre la lectura y cómo las nuevas tecnologías están desplazándola a puestos muy relegados en nuestras vidas.

No me gustaría que este artículo sonase muy moralista, ya que avanzar supone entender que la vida no es estática y que hay que adaptarse a los nuevos cambios. Sin embargo, es cierto, que todo progreso también conlleva algo de deterioro.

En este caso, el avance tecnológico está acabando por la lectura. No me refiero a los ebooks ni a la muerte del libro de papel, sino al fenómeno de la lectura. Las razones por las que considero que ya no consumimos libros en nuestro tiempo tiempo libre son principalmente dos:

  • Estamos distraido con otros quehaceres. Nuestro hobbie se ha desplazado de la literatura  ver historias de instagram de otras personas o comentarios en menos 140 caracteres en twitter.
  • Estamos hiperestimulados. Muchos pacientes me comentan que son incapaces de leer un libro porque no se concentran. Esto es algo que intuyo que le va a pasar a las nuevas generaciones y es que van a necesitar  mucho grado de estimulación  para poder centrar la atención. Cada vez vivimos más acelerados, sin descansar nuestra mente y estando a mil cosas. ¿Has visto alguna vez la serie Bob Esponja? Se supone que es para niños y lleva un ritmo vertiginoso.

¿Es posible para esto? Parece difícil  y desde luego, yo no tengo la solución. Sin embargo, me parece que como sociedad es algo en lo que deberíamos pararnos a pensar.

Técnicas como el mindfulness u otras son fundamentales en estos tiempos para aprender a centrar nuestra atención y simplificar. El modo de vida actual nos coloca todo el rato en el siguiente peldaño o quehacer.

Si te has sentido identificado con lo que te he contado y te sientes incapaz de leer un libro, bien porque no te concentras, o porque va demasiado despacio para ti, te invito a persistir. Se trata de volver a educar a tu mente en la espera y la paciencia.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *