La prevención de las enfermedades sexuales

Con toda esta situación que hemos vivido, me ha dado que pensar sobre las enfermedades contagiosas.

Una parte importante de mi trabajo consiste en educar y contarles a los más jóvenes los riesgos que entraña tener relaciones sexuales de riesgo. Sin embargo y muy a mi pesar, me encuentro continuamente casos de personas que se han contagiado y el sufrimiento que esto acarrea.

Las ETS o enfermedades de transmisión sexual no son un mal novedoso ni desconocido para nadie, sin embargo, ¿por qué no le damos la importancia que merecen?

Seguramente, si bajas a dar un paseo y ves a algunas personas sin mascarilla te parezca mal. Sin embargo, ¿por qué no sucede lo mismo con el preservativo?

¡Ojo!, esto no es un aliento a dejar de usar la mascarilla. Pienso que en gran parte, el problema es que las personas funcionamos de manera dicotómica: O pensamos que eso no va con nosotros o nos radicalizamos y no hablamos de otra cosa.

Al comienzo de la pandemia, la mayoría sentíamos que el COVID era algo lejos por lo que no había que preocuparse. Mi sensación es que con las enfermedades venéreas ocurre exactamente igual, sabemos que existen pero pensamos que no nos van a tocar.

Hasta que toca.

De manera que si estas leyendo esto y estas protegiendo tu salud para no contagiarse de este virus tan feo, no te olvide de que siempre ha habidos otros de los que también es necesario hacerlo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *