Herramientas para vencer la timidez y cómo trabajar la asertividad

La timidez se define como un sentimiento de vergüenza o inseguridad al relacionarse con las personas e inclusive al realizar una nueva actividad. Es un tipo de ansiedad a nivel social.

A menudo, resulta normal sentir miedo a lo desconocido, sin embargo, su forma excesiva puede llevarte a incapacitarte con el mundo exterior. Muchas veces, esta se encuentra ligada con los problemas de aceptación hacia si mismo (baja autoestima), lo cual hace que no puedas disfrutar a plenitud.

Afortunadamente, existen diferentes técnicas para que puedas terminar con tu episodio de timidez, de esta manera, tendrás mejores relaciones con tus amigos y lograrás el éxito a nivel profesional. Por esta razón, no dejes de leer este artículo. 

Algunas herramientas eficaces que te ayudarán a vencer la timidez

Muchas de las personas que son tímidas, tienden a aceptar que son de esa manera, por ello es importante, aplicar las siguientes herramientas que te ayudarán a vencerla:

  1. Reconocer que eres tímido: este es el primer paso que debes hacer si deseas vencer la timidez. Es importante aceptar que tienes este tipo de miedo para que posteriormente, puedas buscar ayuda o avanzar. A medida que lo vayas superando, podrás relajarte, teniendo una mayor seguridad en ti mismo.
  2. Enumera todas las situaciones que te generen incomodidad: para cada persona, existen diferentes situaciones que causan ansiedad, incomodidad, miedo, entre otras situaciones negativas. Entre las más comunes se encuentran: hablar en público, hacer nuevos amigos, entablar conversaciones con desconocidos, entre otras.
  3. Apúntate a actividades sociales como puede ser las artes marciales o clases de piano en grupo. La timidez se cura con exposición y en el cuarto de tu casa no se va a arreglar.
  4. Una vez que las tengas enumeradas, será momento de enfrentarlas poco a poco de la siguiente manera:

Saluda: una manera sencilla de comenzar a vencer la timidez es a través de un pequeño saludo, puedes intentar con “hola” o “buenos días”, si se trata de una reunión o evento más formal. No te preocupes si algunas personas no responden a tu saludo. Debes convertir esta acción en rutina, verás que, con el tiempo, te irás sintiendo mejor.

Al perder el miedo de saludar, puedes ir añadiendo comentarios impersonales, como, por ejemplo: hablar del clima, sucesos importantes que hayan ocurrido, etc, hasta que poco a poco te vayas interesando por la vida de tu interlocutor. Cuando lo hayas logrado, habrás vencido la timidez dentro de este contexto.

Al momento de hablar en público o a través de las redes sociales es básicamente lo mismo, es decir, para vencer la timidez, lo único que necesitas es ser seguro de ti mismo en todo momento. Específicamente en ese caso, puedes logrando teniendo el dominio del tema que estés tratando.

¿Qué es la asertividad?

La asertividad es una aptitud con la que es posible comunicar los pensamientos o ideas sin irrespetar los que tengan las demás personas. Esta palabra proviene del latín “asseurs” y significa: “afirmación sobre la certeza de algo”. También se encuentra ampliamente vinculada con la inteligencia emocional.

Cuando una persona es asertiva, cuenta con una autoestima alta y mantiene relaciones completamente sanas con las personas que lo rodean. De esta manera, se potencia la confianza en sí mismo. En psicología, se dice que una persona carente de asertividad, no tiene la capacidad para comunicar lo que quiere.

Es preciso mencionar que la asertividad también tiene que ver con las características de la personalidad que tenga cada individuo, el papel que juegan sus emociones en su vida cotidiana, entre otros aspectos. 

A través de esta habilidad, es posible mejorar las relaciones interpersonales, por esta razón, es importante trabajar en ella utilizando las siguientes técnicas: 

Aplazamiento asertivo: se emplea cuando nosotros nos sentimos mal por alguna situación, que no nos deja en condiciones de seguir una conversación con el interlocutor, por esta razón, le solemos dar respuestas como, por ejemplo: “en este momento no puedo hablar”, “lo vemos después”. 

Ignorar: acá la diferencia radica en que es el interlocutor quien se encuentra mal por alguna razón, por lo que se deberá aplazar el tema de la conversación para otro momento, cuando este pueda responder mejor. En este sentido, se recomienda decir frases como: “te noto un poco cansado, mejor hablamos mañana”.

Banco de niebla: se trata de responder a una crítica sin entrar en polémica, ya que el interlocutor hace este tipo de comentarios con esa intención. “fuiste al trabajo con la camisa sucia”, “lo sé, más tarde la lavo”.  

Aserción negativa: suceden cuando quieren reclamarte una falta, pero la persona responde sin dar muchas explicaciones. “Has llegado tarde a clase”, “Si profesor, disculpe”.

Desviación: ocurre cuando en lugar de conversar acerca de un tema en específico, ambas personas se desvían y terminan debatiendo otro punto donde el interlocutor es protagonista. Cuando esto suceda, lo ideal es recordarle que ese no es el tema de conversación.  

Otra técnica que puedes utilizar para mejorar la asertividad es la del “disco rayado”, esta consiste en repetir una y otra vez el mismo mensaje hasta que la otra persona termine por ceder.

Pregunta asertiva: en caso que desees saber con mayor detalle sobre algo que haya generado molestias o discordias, puedes formular preguntas directas, las cuales obliguen al interlocutor a decir la verdad. ¿Qué es lo que te molesta de mí? ¿Por qué dijiste eso el otro día?    

Aunque no lo creas, se debe contar con empatía para poder trabajar la asertividad, ya que es necesario colocarse en el lugar de la otra persona para así entender sus ideas además de pensamientos que desee expresar.

Vencer la timidez y trabajar en pro de ser personas más asertivas es cuestión de actitud, está claro que no todos los días nos despertamos con la misma disposición.  

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *