Vivir el presente con optimismo

En los tiempos de crisis en que nos encontramos parece que los niveles de pesimismo y depresión aumentan por doquier, ¿es esto cierto? ¿Sólo pueden ser optimistas aquellos a los que les va bien?

Lo cierto es que la adversidad es uno de los factores que siempre nos acompaña en nuestra vida, siempre existe algún problema, alguna preocupación que nos atormenta.

Este hecho que a priori nos parece negativo, es el mismo que nos ha permitido llegar hasta donde estamos (convertirnos en quienes somos), tanto como sociedad como a nivel individual, es aquel que nos permite evolucionar.

Teniendo en cuenta esta realidad, no es difícil imaginar que la actitud que mostremos para afrontar los problemas y las adversidades será clave tanto para reducir el sufrimiento que estos nos generan, como para resolverlos de una manera eficaz. Más aún, la forma en que nos enfrentamos a la situación llega a ser tan importante como los mismos acontecimientos.

En este sentido, mantener una actitud optimista frente a la vida, puede ayudar en el difícil reto de superar los diferentes problemas que van apareciendo.

No obstante, es importante señalar que no estamos hablando de un optimismo ingenuo, de una creencia ilusoria en que todo va a transcurrir adecuadamente y negando la existencia de los problemas.

Estamos hablando de un optimismo inteligente, racional, el cual se entiende como una actitud de afrontamiento activo frente a los problemas y frente a la vida en general.

Este optimismo consiste en aceptar que no todo está bajo nuestro control, que en ocasiones es mejor ser prudente y en último término, se entiende como un valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia.

Una de las principales características de la disposición optimista, es la forma en que interpretamos los acontecimientos que nos ocurren, ya que el modo en que evaluamos la situación influye en cómo nos sentimos y, en consecuencia, en cómo actuamos.

Este argumento parte de la premisa de que una misma situación puede ser interpretada de diferentes maneras.

Así, frente a una situación negativa como puede ser un despido laboral, una persona puede pensar que la situación está muy difícil y que seguramente no va a volver a encontrar trabajo, lo cual le generará un estado de ánimo negativo que le desanimará a la hora de ofrecerse al mercado laboral y buscar un nuevo empleo.

Por contra, otra persona puede pensar que, a pesar de que la situación está muy difícil, él es una persona competente y que encontrar un nuevo trabajo va a ser un gran reto por el que va a tener que esforzarse y desarrollar nuevas habilidades.

Esta interpretación alternativa, permite a la persona afrontar la situación con una actitud más positiva, confiando en sus posibilidades y fortaleciéndose frente a los sentimientos de desesperanza y frustración que puedan aparecer.

Asimismo, las investigaciones han demostrado la importancia de cultivar estados de ánimo positivos, ya que estos promueven conductas más adaptativas para afrontar la adversidad y el sufrimiento emocional.

Para ello, es importante realizar actividades de disfrute, que nos hagan sentir bien en nuestro día a día, ya que esto nos permitirá afrontar la realidad con una visión de conjunto más positiva.

En definitiva, no se trata de ver la vida como un camino de rosas, sino de entender y aceptar que los problemas forman parte de la vida y que son los que nos hacen crecer y madurar.

La actitud que tomemos frente a los problemas y frente a la vida en general determinará el equilibrio entre los niveles de sufrimiento y bienestar, por lo que adoptar una actitud más optimista nos ayudará a inclinar la balanza hacia el lado del bienestar, permitiéndonos construir una vida más plena y significativa.

La vida causa los mismos contratiempos y las mismas tragedias tanto a optimistas como a pesimistas, pero los primeros saben afrontarlos mejor” (Seligman, 2004).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *