Cómo influye la ropa en nuestra actitud y en la de los demás

La ropa que llevamos tiene mucho que decir en nuestra actitud y también en la de los demás. En este artículo nuestros expertos en moda y seguridad en uno mismo/a te cuentan cómo la ropa puede llegar a influirte en tu actitud diaria y te presentan los mejores consejos, tips y recomendaciones para lograr optimizar la moda para sentirte mejor y cambiar también la forma en la que te perciben los demás en algunos sencillos pasos.

Cómo influye la ropa en nuestra actitud y en la de los demás

Todos tenemos claro que la forma en que vestimos cada día tiene mucho que decir sobre nuestra forma de ser, sobre nuestra personalidad y sobre nuestro estado de ánimo en cada momento pero además, según los expertos, la ropa que lleves puede influir también en tu pensamiento, en tus niveles hormonales, en tu ritmo cardíaco e incluso en tus habilidades laborales con lo que sin duda es fundamental el saber elegir bien para poder tener la actitud adecuada en cada momento de nuestra vida y conseguir influir también de forma indirecta en la actitud de los demás.

Muchos estudios evidencian que conforme van pasando los años la ropa que llevamos puede llegar a afectar de forma real a la forma en que nos vemos, en que pensamos y también en que actuamos.

La vestimenta tiene mucho que ver con la confianza en uno mismo/a. Según algunos estudios, los mismos sujetos acudiendo con ropa casual o con ropa formal a diferentes pruebas consiguieron resultados mucho mejores con ropa formal, sobre todo las tareas de organización y creativas así que si tienes un reto exigente lo mejor es vestirse de manera formal según la ciencia, para poder sentirte más concentrado y seguro.

El color también tiene mucho que decir para nuestra actitud y para la de los demás. Según más estudios profesionales, los deportistas que compitieron con camisetas de tonos azules y rojos consiguieron un desempeño mayor con las de color rojo en diferentes tipos de competiciones. Otro punto a valorar con los colores es que los tonos negros y oscuros utilizados durante mucho tiempo en nuestra vestimenta pueden llegar a deprimirnos mientras que los tonos blancos, pasteles y beiges nos ayudarán a relajarnos y los llamativos como los amarillos, los verdes o los naranjas nos llenarán de fuerza.

Fuente de la imagen

Otro punto a tener en cuenta para entender cómo puede influir la ropa en nuestra actitud y también en la de los demás pasa por tener en cuenta los códigos de vestimenta que deben seguirse en algunos trabajos e instituciones. Por ejemplo, los banqueros siempre van de traje, los médicos suelen ir con bata, etc. Pues por sorprendente que parezca, según diversos estudios, al contrario de lo que pudiera parecer, el romper estos códigos de vestimenta puede hacernos sentir diferentes y mejorar nuestra actitud, así como también puede ser muy positivo para la forma en que nos perciben los demás. Por ejemplo, si una persona acude al médico y éste viste un estilo informal (siempre que siga haciendo muy bien su trabajo), esto será valorado como una forma de acercarse a sus pacientes y será percibido de forma positiva.

Si en un evento de etiqueta negra a alguna persona le da por ponerse algún adorno llamativo como por ejemplo una corbata de color rojo esto reforzará su identidad, le hará desmarcarse y también será percibido como algo positivo por el resto de personas, que valorarán su valentía y lo que le hace diferente.

Sin duda de todos estos estudios se extraen que finalmente la ropa es importante en el punto de que debe servirnos para reforzar nuestro carácter, para sentirnos seguros, para salirnos de lo superficial y aportarnos fuerza y que así podamos también transmitir esta imagen a todos los demás. La ropa no debe ser un simple trámite pero tampoco debe convertirse en una obsesión sino que tenemos que aprovechar todo el potencial que puede ofrecernos para ayudarnos a lucir diferentes y aportarnos muchísima seguridad eligiendo estilismos únicos que de verdad referencien quiénes somos en cada etapa de nuestra vida con los que vayamos a sentirnos muy a gusto.

Esta entrada fue publicada en Modalia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *