Una enfermedad mental poco conocida: Afecto pseudobulbar

El afecto pseudobulbar (PBA) es una afección que se caracteriza por episodios de risa o llanto repentinos, incontrolables e inapropiados. El afecto pseudobulbar suele darse en personas con ciertas enfermedades o lesiones neurológicas, que pueden afectar al modo en que el cerebro controla las emociones.

Si tienes afecto pseudobulbar, experimentarás las emociones con normalidad, pero a veces las expresarás de forma exagerada o inapropiada. Como resultado, la afección puede ser embarazosa y perturbar tu vida diaria. Llegando hasta a llorar y reir al mismo tiempo.

El afecto pseudobulbar a menudo no se diagnostica o se confunde con trastornos del estado de ánimo. Sin embargo, una vez diagnosticado, el afecto pseudobulbar puede tratarse con medicación.

Síntomas

El principal signo del afecto pseudobulbar (PBA) son los estallidos frecuentes, involuntarios e incontrolables de llanto o risa, que son exagerados o no están relacionados con tu estado emocional. La risa suele convertirse en llanto. Tu estado de ánimo parecerá normal entre los episodios, que pueden ocurrir en cualquier momento. El llanto parece ser un signo más común de la PBA que la risa.

El grado de la respuesta emocional causada por la PBA suele ser sorprendente, y el llanto o la risa pueden durar hasta varios minutos. Por ejemplo, puedes reírte incontroladamente en respuesta a un comentario ligeramente divertido. O puedes reír o llorar en situaciones que los demás no consideran divertidas o tristes. Estas respuestas emocionales suelen representar un cambio respecto a cómo habrías respondido anteriormente.

Dado que el afecto pseudobulbar suele implicar el llanto, a menudo se confunde con la depresión. Sin embargo, los episodios de PBA suelen ser de corta duración, mientras que la depresión provoca un sentimiento persistente de tristeza. Además, las personas con PBA suelen carecer de ciertas características de la depresión, como los trastornos del sueño o la pérdida de apetito. Sin embargo, la depresión es común entre quienes tienen afecto pseudobulbar.

Cuándo acudir al médico

Si crees que tienes PBA, habla con tu médico. Si tienes una afección neurológica, es posible que ya te trate un médico que pueda diagnosticar la PBA. Entre los especialistas más útiles están los neuropsicólogos, los neurólogos y los psiquiatras.

Se sospecha que muchos casos de afecto pseudobulbar no se denuncian ni se diagnostican debido a la falta de conocimiento de la enfermedad.

Complicaciones
Los síntomas graves del afecto pseudobulbar (PBA) pueden causar vergüenza, aislamiento social, ansiedad y depresión. La afección puede interferir en tu capacidad para trabajar y realizar las tareas cotidianas, sobre todo cuando ya estás lidiando con una afección neurológica.

Diagnóstico
El afecto pseudobulbar (PBA) suele diagnosticarse durante una evaluación neurológica. Los especialistas que pueden diagnosticar el PBA son internistas, neuropsicólogos, neurólogos y psiquiatras.

La PBA suele diagnosticarse erróneamente como depresión, trastorno bipolar, trastorno de ansiedad generalizada, esquizofrenia, trastorno de la personalidad y epilepsia. Para ayudar a tu médico a determinar si tienes PBA, comparte detalles específicos sobre tus arrebatos emocionales.

Tratamiento
El objetivo del tratamiento del afecto pseudobulbar (PBA) es reducir la gravedad y la frecuencia de los arrebatos emocionales. Las opciones de medicación incluyen

Antidepresivos. Los antidepresivos, como los antidepresivos tricíclicos (ATC) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), pueden ayudar a reducir la frecuencia y gravedad de tus episodios de PBA. Los antidepresivos para el tratamiento de la PBA suelen recetarse a dosis más bajas que las utilizadas para tratar la depresión.
Hidrobromuro de dextrometorfano y sulfato de quinidina (Nuedexta). Este es el único medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que está diseñado para tratar específicamente la PBA. Un estudio realizado en personas con EM y ELA demostró que los que tomaban la medicación tenían sólo la mitad de episodios de risa y llanto que los que tomaban el placebo.

Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *