Cuidado con las promesas de grandes beneficios en nuevos negocios

“5000 euros al mes desde casa”, “cobro 3000 euros al mes y aquí te enseño cómo”. Así empezaría un artículo que trata de captar la atención de los jóvenes para hacer el famoso “dinero rápido”.

El afán de los adolescentes por querer tener dinero, que si el móvil nuevo, que si un portátil, un viaje, salir por ahí… todo vale dinero. Para un adulto con economía estable no hay problema, ¿pero qué hay de los jóvenes? Nosotros también queremos una vida de “lujos” y si nos ofrecen la oportunidad, no nos lo pensaremos dos veces.

Pues sí que habría que parar a pensárselo ya que todos los anuncios que vemos de que vamos a ser ricos en 1 mes no son ciertos. El tipo de negocio relacionado con estos anuncios son servicios de “dropshipping” o “estafas piramidales” y te vamos a explicar en qué consisten para que no caigas en la trampa.

El “dropshipping” es una variante del e-commerce, basada en que existe una empresa mayorista que vende un producto. Al mismo tiempo, la empresa que practica “dropshipping” también lo vende pero más caro. Lo que hace la empresa “dropshipper” es hinchar el precio para sacar beneficio. Una de las características a tener en cuenta es que esta empresa no almacena “stock”, sino que funciona bajo demanda, tu pides el producto, la “dropshipper” lo compra barato y te lo vende más caro. Por lo tanto, nunca ve el producto y en caso de problemas no se hace responsable.

Por otra parte, la estafa piramidal funciona de otra manera. Este tipo de estafa está basada en que un individuo capta otros para realizar inversiones, prometiendo recuperarlas con beneficio. Al mismo tiempo, los individuos captados, captan a otros para invertir. Pongamos un ejemplo: Una persona vende cremas a otras tres personas, estas tres personas pagan. Para recuperarlo, buscaran sus propios compradores y esos compradores buscaran los suyos y así sucesivamente hasta que la pirámide sea tan grande que se produzcan pérdidas.

El “target” más común en este tipo de estafas acostumbran a ser los adolescentes ya que son los que menos conocimientos financieros tienen y los que más afán tienen por tener ingresos. Personalmente, creo que en este ámbito hay un vacío legal que permite a estas empresas seguir progresando. Se deben endurecer las leyes para evitar aún más este tipo de estafas a adolescentes que acaban siendo los que salen más perjudicados. Además, deberíamos dar más visibilidad a estos problemas por tal de prevenir futuras estafas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *