Cómo nos define la música

De toda la vida, nunca han existido dos personalidades iguales. Nuestra manera de comportarnos se forma a partir de diversos factores. Una parte viene predefinida por las bases de nuestra sociedad. Otra parte se forma a partir de los comportamientos de nuestros seres cercanos y hay una última parte, que acostumbramos a crear en una etapa más avanzada: la adolescencia.

En esta etapa, empezamos a descubrirnos a nosotros mismos: empezamos a saber más qué es lo que nos gusta y lo que no, aprendemos a valorar más a nuestros amigos y quizá hasta decidimos hacer algún cambio físico que nos ayude a definirnos aún más. Hay un factor que nos influye fuertemente a la hora de tomar este tipo de decisiones. Este factor es el único que me atrevería a decir que depende exclusivamente de nosotros mismos: la música.

El género de música que escuchamos puede influir en nuestra manera de comportarnos y de ver el mundo. Puede cambiar nuestra forma de vestir incluso dándose el caso de intentar “adoptar” el estilo de vida que llevan las celebridades de la música.

Así pues, como ya se ha mencionado, la música es capaz de definir nuestro carácter, pero no siempre es así. En los últimos años ha habido un género musical que ha ganado popularidad entre el público más joven: el reggaetón. El reggaetón es un género musical de origen hispanoamericano, caracterizado por su ritmo de la base y sus canciones extremadamente pegadizas.

Por desgracia, estas canciones no acostumbran a desprender un mensaje positivo que se diga entorno a la sociedad debido a que suelen ser machistas y sexistas. El mensaje del reggaetón degrada a la mujer como persona, haciéndola sentir como un objeto sexual para los hombres. Canciones como “Mayores” de Becky G o ”Hasta que Dios diga” de Anuel AA y Bad Bunny han sido canceladas socialmente debido al mensaje que representaban.

Es posible que escuchemos este tipo de música, ¿pero realmente nos hemos parado a pensar en si el mensaje machista se interioriza en sus oyentes? Si fuera por eso, escuchar “La mataré” de Loquillo y los Trogloditas estaría canceladísimo hoy en día, y no lo está. “La mataré” es una canción machista que habla del sentimiento que tiene un hombre de amar tanto a una mujer hasta el punto de querer matarla. No por eso sus oyentes tienen ganas de matar a la mujer que aman.

Con esto se podría decir que hay canciones y canciones. Es decir, sí que hay canciones que nos influyen en nuestra manera de pensar pero hay otras que definitivamente se han ganado su fama por el ritmo pegadizo que tienen, y ahí entra en juego el reggaetón. El estilo musical por excelencia de las fiestas de hoy en día.

El error no recae en si el mensaje es machista o no, si es sexista o no o el mensaje que transmite, sino en la fortaleza de la mente de sus oyentes. Es entre los 9 y 12 años es cuando los niños empiezan a escuchar su propia música y a descubrir cuál es el estilo musical que más concuerda con sus gustos. Al ser el género musical más escuchado, es frecuente que sea de los primeros géneros por los que el niño empezará a explorar.

Si le gusta el ritmo, seguirá escuchándolo, es lógico. Al escuchar las letras de las canciones, todo dependerá de la educación previa que haya recibido. Si el niño ha interiorizado que el comportamiento al que incitan las canciones de reggaetón no es el adecuado, no habrá peligro alguno en que se comporte tal como indican las canciones.

En cambio, si el niño no ha recibido la educación indicada y es, como se dice, de mente débil, acabará adoptando el comportamiento de dichas canciones conforme va madurando ya que nadie le habrá explicado que no se trata de comportarse como dicen las canciones, sino de disfrutar del ritmo pegadizo.

Por tanto, volviendo a la base del artículo, no es en sí el reggaetón que cambia nuestra manera de pensar y comportarnos, sino que depende de la educación que hayamos recibido anteriormente para no caer en el comportamiento al que somos incitados.

Lo más importante es encontrar un género musical donde te sientas cómodo y si éste lo encuentras en el reggaetón, es exactamente igual de válido que el pop o el rock.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *