Los niveles de concreción del curriculum

Gimeno (1992) afirma que “la actividad de diseñar el curriculum se refiere al proceso de planificación, darle forma y adecuarlo a las peculiaridades de los niveles escolares. Desde las finalidades hasta la práctica es preciso planificar los contenidos y actividades con un cierto orden para que haya continuidad entre intenciones y acciones”.

Esta referencia da pie a una reflexión sobre los distintos niveles de concreción que se deben realizar para la correcta tarea del diseño del curriculum. Para ello, hay que ubicarse en los distintos niveles para entender no sólo el diseño en sí, sino también el propio diseño curricular.

Por tanto, se distinguen tres niveles de concreción básicos y claros con implicaciones variadas según cada uno:

1) Primer nivel de concreción: Dicho nivel vendría determinado por la Administración Educativa. Es el más alto nivel de responsabilidad y de toma de decisiones ya que afecta a todos los ciudadanos o miembros de una comunidad. El curriculum en este nivel tiene un carácter prescriptivo y de obligatorio cumplimiento. Todo esto se traduce en el Diseño Curricular Base (DCB) donde podemos encontrar un conjunto de sugerencias y orientaciones sobre la intencionalidad escolar.

2) Segundo nivel de concreción: Se inscribe en la realidad de las instituciones educativas que han de desarrollar el curriculum y, por tanto, donde ha de contextualizarse. Es por eso que es competencia del centro, elaborando así el Proyecto Curricular de Centro (PCC) dentro del Proyecto Educativo de Centro (PEC). Los elementos esenciales que han de surgir de este segundo nivel de concreción son: objetivos generales, secuenciación de contenidos, estrategias metodológicas, organización del espacio y del tiempo, determinar los recursos y criterios generales de evaluación.

3) Tercer nivel de concreción: Y por último, se definen los Proyectos Didácticos o programaciones que realizan los profesores o docentes que se han de desarrollar en el aula. Este nivel está conectado con el PCC (Proyecto Curricular de Centro) donde se determinaban los objetivos y la secuenciación de los contenidos. En este último nivel de concreción, se especifican los objetivos didácticos, las actividades de enseñanza y aprendizaje y los criterios de evaluación específicos.

En el siguiente esquema, se puede ver claramente los niveles de concreción y quién realiza dicha tarea.

Una vez establecidos los niveles de concreción del curriculum, hay que tener en cuenta qué contenidos y cómo se llevarán a cabo. Es por eso que hay que saber que ningún curriculum es neutro. Sea cual sea la tendencia política (ya sea izquierda o derecha) siempre hay unos intereses detrás (de grupos más grandes o más pequeños), y éstos se reflejan en los textos que los escolares encuentran en las escuelas. Es por esto que los docentes, frente al curriculum, tienen que dar a sus alumnos la capacidad de hacer una lectura crítica y no mostrarse dóciles frente a ellos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *