Educar y vivir en valores

Es posible que a veces nos preguntemos por qué es importante y necesario que eduquemos a los niños de nuestra sociedad a través de los valores; y es que educar a los niños para que aprendan a dar valor a algunos comportamientos y conductas les ayudará, cuando sean mayores, a convivir de una mejor manera y a sentirse bien en el ambiente en el que se encuentre.

Valores como la amistad, la comprensión, la paciencia, el respeto, la solidaridad…son esenciales para los niños y para que tengan un buen desarrollo, ya que de la misma manera que el niño aprende a tratar y a comportase con los demás, así él será tratado y le ayudará a vivir una vida sana, saludable y feliz.

Los valores son las reglas de la conducta y actitudes según las cuales nos comportamos y que están en relación con aquello que consideramos que está bien. Cuando los niños nacen no saben lo que es el bien y el mal y no son ni buenos ni malos; y es con la ayuda de los padres y de los educadores que los niños aprenderán sobre lo que está bien hacer, decir, vivir…y lo que no.

Llegados a este punto podemos preguntarnos ¿cómo podemos educar a los más pequeños en valores? Primero, sabiendo cuáles son y que significa cada uno de los valores que les queremos transmitir a los niños; y segundo, recordando que los niños aprenden del ejemplo que les dan sus padres, hermanos, familiares… respecto a la relación con los demás, a la manera de pedir las cosas, a ayudar, a compartir, a tolerar, etc. ¿Si nosotros no practicamos lo que le exigimos al niño, creéis que lo aprenderá? No. De manera que la responsabilidad que tenemos los más allegados a los infantes en el tema de la transmisión de valores es crucial.

Todos somos o seremos padres, hermanos, primos, abuelos… ejemplos para algún niño, siempre. Así que estemos pendientes de lo que transmitimos porque aunque no lo creamos, estamos siendo observados e imitados por pequeñas esponjas que aprenden y ponen en marcha todo lo ven. Sirvamos de ejemplo y eduquemos a una buena generación venidera.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *