¿Porqué nos mantenemos de pie?

¿A cuántos de nosotros nos ha fallado el equilibrio alguna vez? El equilibrio es algo fundamental para nuestro día a día y por eso el post de hoy va dedicado al equilibrio.

A lo largo de la evolución de las especies, el hombre ha ido adquiriendo algunas características que nos diferencian de otros animales y una de ellas es que ha conseguido caminar de pie. ¿Pero qué nos permite caminar de pie?

El equilibrio o la sensación del equilibrio es lo que permite a los animales caminar sin caerse y ser capaz de asumir y sostener cualquier movimiento o posición contra la fuerza de la gravedad a través de la orientación espacial gracias a los receptores vestibulares.

Estos receptores se encuentran interconectados en el tronco cerebral con las estructuras visuales, auditivas y el centro de reflejo del cerebelo; de manera que podríamos decir que los ojos y los oídos son los responsables de dicho equilibrio, juntamente con todas nuestras articulaciones.

El centro de nuestro equilibrio, por decirlo de alguna manera, necesita recibir información del medio ambiente para conocer cuál es la posición que debe adoptar nuestro cuerpo y para ello recibe ayuda de:

  • Ojos: Los ojos nos indican la posición del horizonte visual, es decir la relación del cuerpo con el suelo. Permiten reconocer si se trata de un plano inclinado, del vacío, etc. Es decir, nos aportan información visual.
  • Oídos: los oídos captan un sonido para adoptar la posición adecuada de acuerdo al origen del mismo. Nos proporcionan información auditiva.
  • Articulaciones: perciben sensaciones táctiles profundas de acuerdo a la posición en que ellas se encuentren.

Estos tres órganos envían sus informaciones al centro del equilibrio, quién las elabora y responde con una respuesta armónica o de equilibrio perfecto. Pero, ¿qué podemos hacer para mejorar nuestro equilibrio?

Existen diferentes ejercicios que nos ayudan a que nuestro equilibrio mejore aunque no hay que olvidar que esto no ocurre de la noche a la mañana, sino que necesita una práctica diaria. Algunos de estos ejercicios son:

  1. Párate sobre tus pies, cierra los ojos y escucha a tu cuerpo sintiendo cómo se corrige la postura y cómo se mueve. Éste es un buen ejercicio para aprender qué siente nuestro sistema vestibular y nos ayudará a refinarlo.
  2. Coge una silla, siéntate y levántate sin la ayuda de las manos. Una vez lo hayas hecho unas cuantas veces prueba de hacerlo con los ojos cerrados.
  3. Prueba de ponerte a la pata coja y aguanta un minuto. Para evitar caernos podemos flexionar un poco la rodilla.

Estos ejercicios, aunque parezcan un poco simples y absurdos ayudan a entrenar a nuestro cerebro para que así tengamos más confianza y aumenta el equilibrio.

Así que, anímate y prueba alguno de estos ejercicios para evitar perder el equilibrio con el paso de los años!!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Porqué nos mantenemos de pie?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *