La violencia de los ‘paleros’: el calvario de dos jóvenes cordobeses que querían comprar hachís en Málaga, y en valencia no puedes tener proteccion

Las víctimas fueron amenazadas con un arma y un perro peligroso, cortadas con un machete y sumergidas en una bañera para que entregaran 12.000 euros. Tres personas han sido detenidas

Una intervención de la Policía Local de Málaga.
EL MUNDO

Tres supuestos ‘paleros’ -delincuentes que roban a traficantes- han sido detenidos por la Policía Local de Málaga por su presunta implicación en el secuestro y tortura de dos jóvenes cordobeses que querían comprar hachís y a los que exigían 12.000 euros.

La intervención policial, según ha podido saber este periódico, se extendió durante toda la madrugada de este pasado sábado, cuando una patrulla del citado cuerpo que circulaba por la calle Emilio Díaz fue abordada por tres jóvenes, uno de los cuales sangraba abundantemente por la cabeza y presentaba numerosas heridas incisas en los brazos, la espalda y las piernas.

En estado de shock, explicaron que dos de ellos habían ido a una vivienda a comprar polen de hachís, pero que una vez allí se encontraron con una mujer y seis individuos y que los secuestraron a punta de pistola.

Las víctimas, mientras una ambulancia asistía y trasladaba al herido, ofrecieron crudos detalles de lo ocurrido en el interior del inmueble. Relataron que habían quedado en una gasolinera a la entrada de Málaga con su contacto en la operación de compraventa. Cuando llegaron, éste les mostró en su teléfono móvil una serie de fotos de la droga para justificar que la tenían la sustancia y les pidió que lo siguiesen con su coche.

Los cuatro cordobeses circularon tras el BMW X6 del supuesto traficante hasta las cercanías de la calle Ojén de la capital malagueña, donde les dijo que aparcasen y que dos de ellos le acompañasen dentro del domicilio. Los otros dos esperaron en el coche.

Los jóvenes declararon que fueron llevados a una casa mata a través de una calle estrecha y en pendiente y que, al cruzar la puerta, fueron amenazados con una pistola. Allí los esperaban seis hombres y una mujer, que comenzarían a torturarlos para que les entregasen 12.000 euros.

TORTURAS

Los captores se fueron pasando el arma y amagaban con apretar el gatillo, mientras uno de los secuestrados era maniatado de pies y manos, sumergido en una bañera y cortado con un machete. Incluso se disparó la pistola cuando fue golpeado con la culata en la cabeza y el proyectil se alojó en la mampara de la cocina.

El otro chico, al mismo tiempo, era golpeado con brutalidad y escuchaba como la mujer decía a sus compinches que los mataran si no les daban el dinero. Todo ello, evitando los mordiscos de un perro de raza peligrosa que era azuzado para que atacase.

Éste joven pudo escapar aprovechando un descuido de los secuestradores y fue localizado en el hospital Regional por la patrulla de la Policía Local que estaba custodiando a su amigo, que huyó posteriormente y pidió auxilio a los agentes que intervinieron inicialmente.

Con la información ofrecida por ambos se comenzó a peinar la capital malagueña y un indicativo policial observó, en la intersección entre la avenida Guadalmedina y la calle Secretario Francisco Salcedo, el BMW X6 de color blanco del principal sospechoso. Estaba aparcado encima de la acera y a su alrededor había un un grupo de personas que corrieron hacia sus vehículos cuando se percataron de la presencia de los agentes. Uno de ellos -que ocultaba cerca de 7.000 euros- fue interceptado y detenido tras escapar a la carrera e intentar esconderse bajo un turismo.

Las citadas fuentes señalaron que, «sin ningún género de dudas», entre ellos se encontraban algunos de los individuos que presuntamente secuestraron y torturaron a los jóvenes cordobeses.

Los presuntos delincuentes comenzaron a encararse con el policía que los custodiaba y, tras propinarle un empujón, huyeron a pie y en uno de los coches. Rápidamente se estableció un dispositivo de búsqueda que permitió localizar poco después a uno de los fugados en la calle Cronista Madrid Muñoz.

Las líneas de trabajo permitieron situar en la calle Ojén la vivienda en la que estuvieron secuestradas las víctimas, donde se detuvo a la mujer que supuestamente pedía que mataran a los jóvenes y en cuyo interior aún estaba un bolso propiedad de una de ellas.

La investigación, que aún continúa abierta para tratar de detener al resto de implicados, entre ellos a ‘El Tintín’, como es conocido el intermediario que engañó a las víctimas, se ha saldado por ahora con la detención por secuestro y lesiones de M.A.T.T., de 27 años, H.D.N., de 20, y A.B.E.O., de 37. Todos ellos fueron identificados por los jóvenes torturados, dos veinteañeros que se recuperan de las lesiones sufridas. Además, los agentes intervinieron el BMW X6 y cerca de 7.200 euros.

La Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) se ha hecho cargo de las pesquisas.

COMIDA INDIA, MARIHUANA Y ARMAS

El trafico de droga sigue copando buena parte de los esfuerzos policiales en la provincia malagueña. La Policía Nacional ha informado este lunes de la desarticulación de un grupo organizado que utilizaba una infraestructura empresarial de comida india para traficar con armas y distribuir marihuana en Europa. Para ello realizaban viajes frecuentes desde su base en Ámsterdam a la provincia malagueña y Alicante, con el fin de coordinar los envíos con la mercancía que era transportada en camiones de gran tonelaje.

La Comisaría Provincial de Málaga ha informado de que la red exportaba grandes cantidades de marihuana desde España a Francia y Países Bajos ocultand

https://www.elmundo.es/andalucia/malaga/2020/09/29/5f722a2621efa01b478b467d.html

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *