en valencia, en la universidad, en la bolera , en la escuela de conseyeria pedian “honradez” en plena crisis a los seis meses de mover 100 millones a Bahamas

El Rey pedía a los ciudadanos que la generosidad triunfara sobre el egoísmo e insistía en recordar el esfuerzo de los españoles afectados por la crisis. 

7 julio, 2020 05:28

Arturo Criado @arturocriado

Noticias relacionadas

Nochebuena de diciembre de 2011. La prima de riesgo cotizaba en los 326 puntos; 4,5 millones de personas estaban en el paro y Mariano Rajoy acababa de convertirse en Presidente del Gobierno. La crisis golpeaba a la sociedad española y el rey Juan Carlos se asomaba a las casas de los españoles para hablar con “sinceridad y realismo, sin rehuir los problemas que nos aquejan como sociedad”.

Aquel mensaje lo siguieron por televisión 7,1 millones de personas, algo más que el año anterior. En él el monarca reconocía que había “que volcar nuestros mejores esfuerzos y energías en apoyo de los desempleados y sus familias” ante la dureza de una crisis que estaba generando un gran “sufrimiento” a miles de personas.

Esa noche el monarca pedía cohesión social y unión política y animaba a “reconocer con humildad cuáles han sido los comportamientos en los que, como individuos y como grupo, hayamos podido equivocarnos”. Lo que nadie imaginaba durante el discurso del Rey era que ‘el campechano’, aquel al que el pueblo todavía adoraba, ocultaba en Suiza una cuenta con 100 millones de euros desde 2008 y que, en plena crisis, estaba planificando su cierre y el traspaso de los fondos a Bahamas.

La principal beneficiaria fue Corinna Larsen, quien recibió en 2012 una transferencia de 65 millones de euros. Unos movimientos que están siendo investigados por la justicia suiza, quien sospecha (al igual que la española) que el dinero provenía de comisiones cobradas por interceder en la concesión del AVE a La Meca.

Los artífices de todo el entramado societario del rey Juan Carlos, con la Fundación Lucum como tapadera, eran el abogado suizo Dante Canónica y el asesor de grandes fortunas Arturo Fasana. Este último, en su declaración ante el fiscal que hoy adelanta EL ESPAÑOL, reconocía -a preguntas del fiscal- que “nunca” habían hablado acerca de la situación “acomodada” que tenía la Familia Real.

Dice Fasana que en alguna ocasión “comentó la difícil situación económica” de España, pero nunca “dijo nada sobre su situación personal, bastante acomodada”. Y es que al fiscal le interesaba saber, según el testimonio al que ha accedido EL ESPAÑOL, si el hoy Emérito tenía algún tipo de remordimiento al estar moviendo 100 millones mientras la Familia Real recibía “cuantiosas” cantidades de los contribuyentes españoles.

El abogado reconoce que, “desde un punto de vista ético, puedo tener una opinión personal, pero ante mis clientes debo adoptar una postura puramente profesional”.

“Valores y virtudes”

Quizá esa diferencia entre lo personal y lo profesional es la que aplicaba también …………………………………..

https://www.elespanol.com/espana/20200707/juan-carlos-pedia-honradez-crisis-millones-bahamas/503200122_0.html
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *