criticamos que no hay orden y la policia no hace nada bien o estan comprados por el alcalde, o estan pagados por los loteros de valencia con sus fechorias de mangantes

Todo el mundo tiene un precio y cuando cobras una mierda aún más», es la respuesta de un narco en activo cuando se le pregunta si es fácil comprar a un guardia civil o a un policía nacional. Los bajos sueldos de los agentes uniformados, que vienen denunciando los sindicatos, han provocado que algunos se hayan corrompido y sean ahora piezas clave en el engranaje de las mafias. Pero, ¿cuánto vale comprar a un hombre de Ley? Crónica ha podido recabar el testimonio de varios capos de la droga y todos coinciden en señalar un porcentaje como tarifa estándar para introducir un alijo de droga por puertos españoles con el consentimiento de la Guardia Civil: el 30%. «Si vienen 100 paquetes de un kilo de coca, ellos se reparten 30 paquetes pagados al precio de calle, es decir, a 27.000 euros el kilo. Se llevarían 810.000 euros. Ese dinero se lo reparten entre los guardias y los estibadores que forman parte del grupo corrupto. Los estibadores se encargan de avisar a los narcos qué contenedores están en verde y no van a ser inspeccionados y los guardias comprados se hacen los ciegos cuando se descarga el material», explica un narco que opera en el sur de España. Allí cayó hace un par de semanas, Joaquín Franco, el jefe de la Policía Judicial de la Comandancia de Algeciras. En Barajas cayó también el cabo Fran, acusado de colar 200 kilos de cocaína.

Una fuente nos asegura que en el aeropuerto se ha llegado a hacer como que detenían a una persona que transportaba droga en su maleta y luego le han dejado salir con la misma maleta». Éste narco detalla el sistema que han desarrollado los policías y los guardias civiles para escapar a las investigaciones de Asuntos Internos de cada cuerpo. «Te pasan un contacto de un guardia civil y policía que se sabe que está corrompido y le mandas a una persona de tu confianza. Se le pide que enseñe la placa. Ahí se acuerda con él de que a partir de ese momento le va a dar de alta en la lista de confidentes que manejan las fuerzas de seguridad, y eso permitirá al agente reunirse con él sin que salte la liebre en Asuntos Internos y evitar así cualquier operativo de otro grupo policial sobre esa persona. Le blindan, básicamente», comenta ese mafioso. En ocasiones, son los propios agentes de la Guardia Civil y los de la Policía los que usan a sus confidentes para acercarse a los grandes capos del narcotráfico y ofrecerles inmunidad. «Lo que hacen es que te mandan a su confidente de confianza, te dicen que te van a empezar a investigar y a cambio de esa protección te piden un millón de euros. Es la cifra que también te exigen cuando te han pillado, te ofrecen mirar para otro lado y rebajarte una causa judicial investigando lo menos posible», explica este hombre. Los agentes corruptos también han escarmentado tras ver cómo algunos garbanzos negros han caído en los últimos años por ostentar. «No se compran grandes casas ni coches caros. Se gastan el dinero día a día, en prostitutas, drogas, bares y restaurantes. Los narcos les hacen llegar tarjetas de prepago de Correos cargadas con dinero que no dejan rastro ni van asociado a ninguna cuenta. Al final hay que entenderles: es gente que cobra 1.700 euros al mes por un trabajo de riesgo y prefieren dar protección a un grupo de narcos y vivir mejor»

https://www.elmundo.es/cronica/2019/08/07/5d445f7821efa09a2c8b457c.html
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *