Sergi Castillo: “Puerta giratoria se queda corto para definir lo sucedido en la sanidad valenciana”

El periodista alicantino Sergi Castillo revela en su investigación La batalla per la sanitat valenciana los entramados de una corrupción sistémica que, durante veinte años, hizo de un derecho un negocio.

El 9 de febrero de 1999 Eduardo Zaplana inauguraba oficialmente las instalaciones de Alzira”, rememora el periodista Sergi Castillo (Cocentaina, 1978) en la introducción de su recientemente publicado título La batalla per la sanitat valenciana (Institució Alfons el Magnànim, 2019). Se trataba del primer hospital español cuya gestión se entregaría a una empresa privada a cambio de un canon. “En el discurso, el presidente de la Generalitat habló de ‘fórmulas inteligentes de gestión’ y de ‘adaptarlo a nuevas exigencias’, y dijo que el proyecto pretendía ‘humanizar’ y ‘mejorar la capacidad de servicio’”, reseña.

Unos meses después, continúa Castillo en el siguiente párrafo, José María Aznar visitó las instalaciones y bendijo el el experimento, afirmando que Alzira “marca un camino, marca una señal, marca una tendencia y marca un modo de resolver las cosas sencillamente muy positivo en el Sistema de Salud Español”. Mientras la profecía de Zaplana resultó errónea, la de Aznar iba por el buen camino. Salvo por la segunda parte de la afirmación. 

Sergi Castillo ha invertido más de una década en investigar la corrupción valenciana, y en esta ocasión ha descubierto qué ha pasado con la sanidad pública en los últimos veinte años. Ganador de la beca de periodismo de investigación que anualmente convoca la Unió de Periodistes, el resultado es un entramado de nombres propios, empresas, políticos y prácticas que reafirman la corrupción sistémica del gobierno valenciano del Partido Popular, casi siempre con “parada” en la sanidad, y las presiones que siguieron a los intentos de reversión de un modelo que convirtió al País Valencià en un “laboratorio” de la privatización.

¿Qué tiene de ideológico, qué de político y qué de económico la privatización de la sanidad?
Mi conclusión es que esto no es una batalla política ni ideológica, no se trata de modelos que se enfrentan… Es simplemente una batalla económica, todo va por el dinero. Hay empresas que buscan hacer negocio y no les importa nada quién gobierne, es un lobby muy poderoso y esta batalla se reduce a cifras. Pero en este caso hablamos de vidas humanas.

Sin embargo, en el libro apuntas algo muy ilustrativo vinculado a lo ideológico: cuando el PP accedió al gobierno valenciano, cambió de nombre del Servicio de Salud para dar paso a “una marca más comercial y alejada del apellido ‘público’”. 
Al final todo está muy relacionado. El hecho de rebautizar el Servei Valencià de Salut —que era el nombre que usaba el anterior Ejecutivo— como Agència Valenciana de Salut ya suponía un cambio importante. Era casi como una marca comercial. Pero más que el nombre son las decisiones que se han ido tomando, el hecho de ir delegando responsabilidades o servicios públicos.

No estamos hablando de quién confecciona las batas de los médicos, sino de quién, cuánto y cómo paga al médico por hacer su trabajo. Más allá de lo que es la limpieza o el catering de los hospitales —cosas que se puede justificar, hasta cierto punto, que se externalicen—, estamos hablando de la asistencia, de operaciones, del día a día de los centros de salud… Entramos en una fase mucho más compleja, muy importante para el balance de resultados. Y ellos al final lo que quieren es sacar rendimiento económico a su inversión, porque son empresas y es lógico que su finalidad sea ganar dinero.

Pero la mezcla que se produce entre las personas que están al frente de estas empresas con el partido gobernante es escandalosa, por eso digo que el concepto de “puertas giratorias” se queda pequeño para lo que ha ocurrido en la sanidad valenciana. Luis Con

https://www.elsaltodiario.com/sanidad/sergi-castillo-puerta-giratoria-corto-definir-sanidad-valenciana
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *