El Campo de Cartagena tiene relación con tres masas de agua subterránea y todos nos hemos querido hacer ricos y sobre todo los de la oje

el Triásico de Carrascoy, el Triásico de las Victorias y la masa de agua llamada propiamente del Campo de Cartagena. Los dos primeros presentan desde hace décadas problemas de sobreexplotación que no han hecho sino agravarse con el tiempo.

Acuíferos de la Comarca del Campo de Cartagena

Mapa de situación de los acuíferos Triásico de Carrascoy, Triásico de las Victorias y Campo de Cartagena. / CHS, IGN y elaboración propia

El acuífero del Campo de Cartagena, el que abarca mayor superficie de los tres, es un acuífero multicapa, es decir, tiene diferentes niveles uno sobre otro formados en sucesivos periodos geológicos. Mientras las capas o acuíferos inferiores sí tienen un problema de sobreexplotación, debido a que los regantes han ido buscando agua cada vez en niveles más profundos; el superior, del Cuaternario, que está conectado con el Mar Menor, no tiene un problema de cantidad de agua, al contrario. La intrusión del agua de mar, la filtración de los retornos del agua de riego, mayores desde la llegada del trasvase, y las lluvias torrenciales periódicas han hecho que su nivel freático esté tan alto que el agua llega a aflorar en la superficie en algunos puntos.

El problema de esta capa del acuífero es que está contaminada por los nitratos de los abonos del regadío, uno de los grandes enemigos de las masas de agua porque abona literalmente el fitoplancton hasta que este se reproduce en tal cantidad que no deja pasar la luz al fondo. Las aguas se vuelven verdes, como de hecho ocurrió durante varios meses de 2016 en el Mar Menor, y la pradera marina, incapaz de hacer la fotosíntesis, muere.

4.500 Ton.
NITRATOS ACUMULADOS
EN EL ACUÍFERO

Los nitratos serían buenos para regar, es abono que se ahorrarían los regantes, pero ocurre que las aguas del Cuaternario son además salobres (proceden de la filtración de agua del Mar Menor, con el que el acuífero está comunicado). Necesitan ser mezcladas con otras de baja salinidad o procesadas en desaladoras para ser aptas para el riego.

Ambos hechos juntos, la salinidad y la contaminación por nitratos, son una bomba de relojería. El proceso de desalobración genera un 70% de agua apta para regar y un 30% de vertido que concentra las sales y con ellas los nitratos.

La Administración lo sabía. Y también el modo en que se habían perforado los pozos durante años. Actualmente, el Cuaternario no es el único acuífero contaminado por nitratos. En un documento entregado por la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena a la CHS para solicitar la reapertura de pozos de sequía clausurados en 2015, se reconoce no solo que el acuífero Cuaternario está contaminado por nitratos por estar “bajo suelo agrícola” sino que el Plioceno está ya afectado en algunas zonas también por contaminación por nitratos, “sobre todo al sur de Torre Pacheco, en parte por la conexión de acuíferos a través de los pozos de bombeo”. Los pozos se perforaron mal, atravesando el Cuaternario sin cementar las paredes del pozo en ese tramo, lo que provocó que aguas contaminadas del superior descendiesen a los inferiores.

Según estimaciones del entonces llamado Ministerio de Medio Ambiente a principios de 2018, en el 80% de los sondeos de la zona las perforaciones se hicieron mal, atravesando varios acuíferos, sin cementar el paso por el acuífero contaminado y provocando con ello que agua cargada de nitratos acabase también en los acuíferos inferiores.

G

Europa obliga a los Estados miembros a proteger las masas de aguas de la contaminación por nitratos. Desde 1996, España cuenta con el Real Decreto 261/1996 para la protección de las aguas contra la contaminación producida por los nitratos utilizados en la agricultura. Este legislación se basa en la Directiva Europea 91/676/CEE.

https://datadista.com/medioambiente/desastre-mar-menor/acuifero-contaminado/
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *