Así pues, nadie podrá acusar a Jordi Pujol de mentiroso. Los gobernantes españoles, en aquel entonces socialistas y posteriormente populares, tuvieron conocimiento de sus planes y le permitieron llevarlos a cabo durante cuatro décadas, con el resultado de la construcción de un régimen totalitario por Laínz –

Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/jesus-lainz/el-pp-y-el-psoe-lo-sabian-jordi-pujol-nacionalismo-cataluna-89143/

El PP y el PSOE lo sabían

No se puede olvidar la tremenda responsabilidad de unos gobernantes del PP y el PSOE que dejaron hacer y que han llevado a España a la gravísima situación actual.

José Bono publicó en 2012 sus recuerdos, titulados Les voy a contar. Entre otras anécdotas, relató la conversación que a principios de los ochenta mantuvo su correligionario Francisco Fernández Ordóñez con Jordi Pujol, flamante presidente de la Generalidad. Así explicó al ministro socialista su proyecto político a largo plazo:

La independencia es cuestión de futuro, de la generación de nuestros hijos. Por eso, los de la actual generación tenemos que preparar el camino con tres asuntos básicos: el idioma, la bandera y la enseñanza.

En este noviembre de 2019 acaban de llegar a las librerías las memorias de Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior de Rajoy. En ellas, tituladas Cada día tiene su afán, cuenta una conversación tan interesante como la anterior. En diciembre de 1990, seis meses antes de la breve guerra que desencadenó la sangrienta desmembración de Yugoslavia, el presidente esloveno Milan Kucan visitó Barcelona, donde fue animado por Pujol a jugar fuerte para conseguir la independencia. A Fernández Díaz, a la sazón presidente del Partido Popular en Cataluña, las palabras de Pujol le parecieron inaceptables, así que se entrevistó con él en su despacho. Ésta fue la explicación de Pujol:

Tengo que reconocer que, efectivamente, antes nunca hubiera pensado que las fronteras surgidas de Yalta tras la Segunda Guerra Mundial y consagradas en Helsinki en 1975, que dividían Europa en un mundo bipolar, desaparecerían. ¿Quién iba a pensar que, sin dispararse un solo tiro entre la Alianza Atlántica y el Pacto de Varsovia, pudieran caer el Muro de Berlín, el Telón de Acero y la Unión Soviética y que las repúblicas bálticas se independizaran de la URSS? Eso era absolutamente impensable. Yo tengo que intentarlo por lo menos. Cuando se aprobó la Constitución, no pensaba en la posibilidad de una Cataluña independiente de España porque, entre otras cosas, tenía muy claro que habían quedado sacralizadas y esculpidas en piedra las fronteras en Europa. Pero estamos viendo lo que está pasando y, por tanto, sé que tengo pocas posibilidades, pero tengo que intentarlo.

Por si esto fuera poco, dos meses antes de la visita del presidente de Eslovenia la prensa publicó el documento interno de CiU que circulaba por los despachos de los gobernantes y altos funcionarios catalanes. Se trataba del plan de nacionalización que los ideólogos del partido de Pujol habían pergeñado para conseguir la hegemonía política, ideológica y social. Entre otros elementos se encontraban los siguientes:

– Impulsar el sentimiento nacional catalán de los profesores, padres y estudiantes.

– Elaboración de un plan de formación permanente y de reciclaje del profesorado que tenga en cuenta los intereses nacionales.

– Catalanización de los programas de enseñanza. Análisis previo y aprobación del contenido por parte de personas responsables y de confianza.

– Promover que en las escuelas universitarias de formación del profesorado de EGB se incorporen los valores educativos positivos y el conocimiento de la realidad nacional catalana.

– Reorganizar el cuerpo de inspectores de forma y modo que vigilen el correcto cumplimiento de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza. Vigilar de cerca la elección de este personal.

– Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/opinion/jesus-lainz/el-pp-y-el-psoe-lo-sabian-jordi-pujol-nacionalismo-cataluna-89143/

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *