Jordi Pujol logra ser investido presidente por sexta vez gracias a los votos del PP

Josep GarrigaFrancesc Valls Barcelona 17 NOV 1999

Desde el PP tacharon su discurso de «anacrónico, excéntrico y desfasado». Esquerra Republicana (ERC) le reprochó su falta de ambición nacional. Pero apenas unas horas después, el objeto de todas estas críticas, Jordi Pujol Soley, era elegido por sexta vez presidente de la Generalitat gracias a los votos del PP, de quien Convergència i Unió (CiU) es socio en Madrid, y la abstención de ERC. Con ambos ha suscrito sendos documentos con compromisos de gobierno. Pujol, de 69 años, fue investido con 68 votos a favor -56 de CiU y 12 de PP-, 55 en contra -50 del PSC y 5 de IC- y 12 abstenciones de ERC.

MÁS INFORMACIÓN

Todo sucedió sin sobresaltos, tal como la lógica de los pactos CiU-PP hacía prever. La buena disposición de los populares evitó que se llegase a la segunda vuelta. El PP, a quien Jordi Pujol había dedicado la intervención más dura del debate de investidura, acabó correspondiendo a la fidelidad de su socio parlamentario en el Congreso de los Diputados.El PP -despreciado por CiU durante todo el proceso de negociación para la investidura- acabó cediendo. Se cumplió como una profecía lo anunciado en plena campaña electoral por el secretario de Organización del PP, Pío García Escudero: «Si realmente el presidente Pujol necesita los votos del Partido Popular para la investidura, los tendrá». Y los tuvo, pero Pujol no felicitó por su nombre a quienes le habían dado su voto activamente. «Agradezco el apoyo de los grupos de la Cámara tanto de los que me han votado como los que se han abstenido», dijo un flamante presidente que no cesaba de mostrarse disciplicente con sus socios de investidura.

Por contra, el PP presentó su apoyo a CiU como un triunfo político y un ejercicio de responsabilidad. El pacto alcanzado entre CiU y PP tiene cuatro ejes básicos: no reformar el Estatuto, renuncia al concierto económico como el vasco; no salir del marco del Pacto de Toledo y un compromiso genérico en favor de la pluralidad.

Los compromisos no llegan más allá de lo ya enunciado por los nacionalistas catalanes en reiteradas ocasiones y tiene un coste político mínimo para Convergència i Unió, tal como reconocían anoche en privado destacados dirigentes de la coalición.

Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió Democràtica, y Pere Esteve, secretario general de Convergència Democràtica, artífices del acuerdo a dos bandas, con PP y ERC, aseguraron que con los populares han hecho un pacto de investidura y que sus preferencias para llegar a acuerdos durante la legislatura tienen como objetivo a ERC.

Esquerra, después de muchas dudas, acabó absteniéndose. «Quiero reinvindicar la legitimidad de la abstención», dijo el secretario general de ERC, Josep Lluís Carod, quien justifico su posición amparándose en «la responsabilidad política y el patriotismo». «Aunque sea por una cuestión de estética, la elección del presidente de Cataluña no puede quedar en manos del PP», sentenció Carod.

Desde la izquierda, el presidente del Grupo Socialista-Ciutadans pel Canvi, Pasqual Maragall, sintetizó de esta manera la situación: «El Partido Popular ha sacrificado su dignidad». Esquerra tampoco salió bien librada por haberse abstenido en lo que Maragall calificó de primera piedra para «un gobierno de derechas» . CiU, subrayó el dirigente socialista, ha imcuplido sus promesas «pactando con el PP, y ERC ha sacrificado su coherencia y la fidelidad a sus electores». El presidente de IC-V, Rafael Ribó fue el más duro: «ERC ha dado su aire fresco a la derecha».

Minutos antes, un Pujol visiblemente emocionado se dirigió al hemiciclo desde la tribuna de oradores del Parlament en la que será su última legislatura como presidente de la Generalitat: «Esto es emocionante y gratificante. Gracias al pueblo de Cataluña, al Parlament y a este pueblo al que quiero muy apasionadamente y que me ha concedido tantos honores».

https://elpais.com/diario/1999/11/17/espana/942793201_850215.html
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *