El tuit ‘ganador’ de 2021: «Cuando hay que arrimar el hombro, veo uniformes. ¿Y los ‘okupa’ y antisistema?»

https://www.periodistadigital.com/politica/20210111/tuit-ganador-2021-elogia-ejercito-hay-arrimar-hombro-veo-uniformes-okupa-antisistema-noticia-689404416576/

El usuario Ramón Labrador escribía este 10 de enero de 2020 un tuit que glorificaba a los militares y al Ejército españoltan denostado por algunos, y que se volvía viral.

En concreto, su agradecimiento a la labor de los uniformados lleva a estas alturas más de 21.000 likes, todo un hito.

«Cuando hay que arrimar el hombro, solo veo uniformes. ¿Dónde están los antisistema, okupas y populistas», se preguntaba este usuario, a la par que adjuntaba una instantánea de nuestros militares en plena faena, pala en mano, retirando la nieve de un hospital.

La labor del Ejército y de la UME, así como el de la Policía y los Bomberos, se ha tornado esencial durante la borrasca Filomena. Un trabajo que agradeció personalmente en la noche de este 10 de enero de 2021 la ministra Margarita Robles. En cambio, los Ignacio Escolar, Antonio Maestre, Jesús Maraña y Julia Otero callan enmudecidos, a pesar de la ‘turra’ que dieron con el dichoso chat de militares jubilados llamando a un golpe de Estado.

Cuando la izquierda daba la brasa con el chat de los militares

Como decíamos, andaba la izquierda política y mediática aquellos días soliviantada con el chat privado de un grupo de militares jubilados, donde se dicen, nadie lo niega, barbaridades del tipo «hay que fusilar a 26 millones de personas».

Los partidos de la izquierda, empezando por los que conforman el gobierno de coalición, y los medios que le apoyan, como la gubernamental TVE y laSexta, y todo el ejército de digitales que los jalean, como infoLibre, Público o eldiario.es, le dan mucho bombo a las cosas que un grupo de jubilados decían en su whatsapp privado.

Sin embargo, todos ellos callaron o miraron para otro lado cuando Enrique Santiago, un cargo público sí, y qué cargo, secretario general del PCE, actual diputado de Unidas Podemos y vocal en la Diputación Permanente, dijo en público auténticas barbaridades sobre el rey Felipe VI.

Margarita Robles se enfrenta a Julia Otero y a medio grupo Atresmedia: «Las Fuerzas Armadas sí son democráticas»

Otero es de esas ‘progres’ que también se escandalizaba con el maldito chat privado que en nada representa los valores y el trabajo del actual Ejército español.

Como era de esperar, la locutora de Onda Cero es otra de las periodistas con nombre y micrófono que ha ‘comprado’ toda la basura que en los últimos días llega vía redes sociales sobre nuestras Fuerzas Armadas.

Al final, se trataba de elevar a categoría de noticia un simple chat privado donde varios militares jubilados decían entre ellos barbaridades y de airear un vídeo donde una brigada de paracaidistas supuestamente hacía el saludo fascista.

La ministra de Defensa, Margarita Roblesobservó con estupor cómo la Otero era una de esas personas en adquirir la mercancía averiada de los Antonio Maestre y compañía.

La presentadora de ‘JELO’ preguntó hasta en cuatro ocasiones por cuestiones al parecer muy comprometedoras para la ministra, que optó por hablar alto y claro y defender a los militares españoles:

Las Fuerzas Armadas son democráticas. Como en todo gran colectivo, hay una exclusiva minoría, que en este caso es de gente retirada. Esas personas no representan a las FFAA actuales. Son personas que lo hacen a titulo particular. Los del chat no pertenecen a las FFAA en el momento actual.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Por qué la agricultura acumula más ERTE que la industria y la construcción?

https://alicanteplaza.es/por-que-la-agricultura-acumula-mas-erte-que-la-industria-y-la-construccion

9/04/2020 – 

VALÈNCIA. La Dirección General de Trabajo sigue resolviendo Expedientes de Regulación Temporales de Empleo (ERTE); este miércoles, la Conselleria de Economía anunció que ya se han resuelto 35.041 ERTE de los 56.678 presentados ante la autoridad laboral desde que se declarara el Estado de Alarma y algunos sectores económicos tuvieran que cesar la actividad de manera forzosa. De los 35.000 ya autorizados, Trabajo ha resuelto 271 expedientes que afectan a 20.721 trabajadores; la Dirección territorial de Valencia 16.026 expedientes (68.679 trabajadores), la de Alicante 14.480 expedientes (64.510 trabajadores); y la de Castellón 4.264 expedientes (16.406 trabajadores).

Por sectores, como se ha venido informando en sucesivas notas de prensa, el 95% de los ERTE proceden de empresas de servicios. De los 35.41 ERTE resueltos, 34.869 son de este sector, que engloba a comercio, hosteleria, ocio, restauración, etc. El segundo sector con más ERTE es el agrario, algo que puede sorprender, puesta considerado como un sector esencial y, por lo tanto, su actividad está en vigor y en máxima actividad debido al aumento de la demanda. Por el momento, según los ERTE resueltos, la agricultura ha mandado al paro de manera temporal a 505 trabajadores

La agricultura tiene más ERTE que la industria y la construcción, aunque no más afectados.  La industria ha situado en paro temporal a 7.851 trabajadores en toda la Comunitat Valenciana con sólo 29 ERTE, pero claro uno de ellos, el de la factoría de Ford, afecta a 7.428 operarios.

La construcción, por su parte, tiene hasta la fecha 12 ERTE resueltos. Posiblemente, este número, así como los afectados por los de la industria, aumente en el próximos días por las decisiones que tuvieron que tomar las empresas con el endurecimiento del confinamiento, pues en ambos casos se les obligó a aplicar permisos retribuidos en las empresas y a cesar la actividad. Por el momento, los ERTE ya aprobados en empresas constructoras afectan a apenas 80 trabajadores.

Ante esta situación, la pregunta es ¿por qué la agricultura tiene tanto ERTE presentados? La respuesta, según fuentes consultadas por Alicante Plaza, es que la mayoría de las empresas que lo han presentado son pequeñas pymes que se dedican bien a los mercadillos, bien a servir al sector de la hostelería. Y entre ellos, se incluye al sector de la ganadería, muy pequeño, pero que se quedado sin clientes al estar restaurantes y hoteles cerrados. Es decir, que si esas empresas no entrar en el sector de la distribución, o de la exportación, no tienen posibilidad de colocar sus productos, más allá de que tengan activada la venta online y puedan servir a domicilio, como están haciendo los comercios.

Y de ahí que este miércoles, el sindicato La Unió de Llauradors haya reclamado a la Delegación del Gobierno en la Comunitat que permita la celebración de los mercados no sedentarios de proximidad que se realizaban en muchas de las localidades valencianas y para ello propone que cumplan una serie de requisitos.

A juicio de La Unión, esta situación, está numerosas pérdidas en las personas productoras que abastecen o venden en este tipo de mercados, como son las pequeñas empresas agrarias, y que no pueden acogerse a las medidas de compensación establecidas por el Gobierno como el cese de actividad porque tienen que continuar manteniendo el cultivo o los animales, se precisa un replanteamiento, propone la entidad, para retomar la actividad de estos mercados no sedentarios, y más teniendo en cuenta que buena parte de la venta corresponde a productos de máxima proximidad.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cuando los campesinos pasan hambre y el alcalde no hace nada

La comida es un narrador poderoso. Nuestra dieta indica si cocinamos en casa, si compramos localmente, si preferimos platos económicos o inclusive si pensamos en lo que ingerimos. Pero la parte vinculada al consumo es solo una de las muchas líneas argumentales de la comida. Los alimentos también tienen trasfondos, y ninguno más desagradable que este: los trabajadores agrícolas —la gente que hace posible la cena— también son los más proclives a irse a dormir con hambre.

Todos los días, unos 1.100 millones de personas —un tercio de la fuerza laboral global— va a trabajar a las granjas del mundo. Y, todas las noches, muchas de ellas regresan a casa —después de sufrir innumerables violaciones a sus derechos humanos— sin el dinero suficiente como para comer y alimentar a sus familias.

El trabajo agrícola es una de las únicas profesiones en las cuales las protecciones legales nacionales suelen ignorarse. Los estándares de salario mínimo aprobados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y adoptados por muchas industrias en todo el mundo, siguen sin implementarse en este sector, o no se aplican a los empleados informales. Pero, como la mano de obra migrante conforma el grueso de la fuerza laboral agrícola, esta brecha en la cobertura se ha vuelto un cañón.

En las zonas rurales de los países en desarrollo, el 80% de los trabajadores agrícolas ganan menos de 1,25 dólares por día, lo que los sumerge en la pobreza. Por otra parte, los esquemas de pago a destajo obligan a los trabajadores a pasar horas en temperaturas extremas para cumplir con las cuotas exigentes.

Lo peor de todo es que quienes trabajan en granjas poco éticas lo hacen corriendo un alto riesgo. Según la OIT, las maquinarias peligrosas, las prolongadas horas de trabajo y la exposición a pesticidas tóxicos hacen que el trabajo agrícola sea uno de los empleos más mortales del mundo; más de 170.000 personas mueren cada año en granjas inseguras, el doble de la tasa de mortalidad de cualquier otra industria.

Es hora de que dejemos de hincar pasivamente el tenedor en lo que aterriza en nuestros platos y utilicemos nuestro poder adquisitivo para negarnos a pagar el precio más barato por la comida

Sin embargo, el trabajo agrícola normalmente está excluido de las reglas de salud y seguridad ocupacional en la mayoría de los países. Inclusive en Estados Unidos, no existe ninguna ley federal que obligue a los empleadores a darles a los jornaleros descansos para beber agua y protegerse del sol, aunque los golpes de calor siguen siendo una de las principales causas de muerte en el trabajo en Estados Unidos.

El fallecimiento de Fabián Tomasi, un agricultor argentino y crítico de la industria agroquímica en su país, fue un recordatorio de los peligros de la agricultura industrializada. Mientras que compañías como Monsanto sostienen que los pesticidas son necesarios para garantizar la seguridad de los alimentos, las consecuencias de la exposición química que sufren trabajadores como Tomasi —cuyo cuerpo estaba retorcido y mutilado después de años de manejar productos químicos sin protección— revelan el costo humano de su utilización. Inclusive en países desarrollados, el envenenamiento agudo con pesticidas afecta a 1 de cada 5.000 trabajadores agrícolas, y una infinidad de empleados están expuestos a toxinas a diario.

Desafortunadamente, pocos campesinos están en condiciones de abogar por sus derechos. Los trabajadores temporales y rurales carecen de acceso a una negociación colectiva y los migrantes indocumentados evitan los sindicatos por miedo a que sus empleadores tomen represalias y llamen a las autoridades de inmigración. Es más, beneficios básicos como la seguridad social, la atención médica y la compensación de los trabajadores normalmente no existen. Exenta de gran parte de la regulación laboral, esta es una industria que puede permitirse poner el ahorro de costos y las ganancias por sobre el bienestar de los empleados.

https://elpais.com/elpais/2019/01/07/planeta_futuro/1546856514_109357.html

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

el ayuntamiento no podia pagarles a los agricultores 5000 euros como a los ocupas

El precio de la cebolla se hunde por las importaciones

AVA-Asaja y La Unió denunciaron ayer que la importación masiva de cebollas cultivadas en el hemisferio sur ha desplomado su precio en el campo valenciano. Los agricultores están recibiendo ofertas de entre 0,10 y 0,14 céntimos el kilo, un tercio de lo que se pagaba el año pasado.

https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2020/04/15/precio-cebolla-hunde-importaciones-11526849.html

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Naranjas de Valencia

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

cuanto dinero se llevan los ocupas, y el ayuntamiento

Una denuncia, un abogado, una puerta blindada, meses de espera, sufrimiento y mucha, mucha paciencia. Desalojar a un okupa no resulta nada fácil para un particular: cuesta una media de 2.100 euros más el dinero que deja de percibirse por la explotación de la casa y más la reparación de los desperfectos, pues en general suelen dejar la vivienda inhabitable.

El miedo que tiene cualquier propietario cuando se queda su casa sin inquilino es que se la ocupen. En función de la zona donde esté ubicada es más o menos fácil. Los expertos recomiendan evitar colgar el cartel de “se vende” para no dar pistas. Además, hoy en día casi todo el mundo busca piso por internet.

Para un particular que le okupen su vivienda es un auténtico drama, aunque se puede evitar en cierto modo. Si las fuerzas del orden ven la perpetuación del delito, es decir, ven a los okupas entrando en la vivienda, están en la obligación de evitarlo. Si la puerta del inmueble está abierta, pueden acceder y requerir el desalojo.

Si no es así, se puede recurrir a dos vías, tal y como señalan desde el despacho de abogados Pluslegal:

  • Vía penal: denuncia por un delito de usurpación, recogido en el artículo 245 del código penal.
  • Vía civil: desahucio por precario.

Existe la creencia de que en el plazo de 48h se puede poner fin a la ocupación, pero según la firma de abogados, tiene que ver con los protocolos policiales establecidos al respecto y con las ordenanzas municipales. Eso sí, estas últimas referidas únicamente a la ocupación del espacio público (edificios públicos o viviendas públicas, por ejemplo).

Según la firma Pluslegal Abogados, el tiempo que transcurre desde que el propietario interpone la demanda de desahucio por precario hasta que se produce el lanzamiento con una orden judicial es de unos ocho meses de media. Y los costes se disparan. Veamos cuáles son de media:

  • Abogado: 1.200 euros de media
  • Procurador: 400 euros de media
  • Cerrajero: en el momento del lanzamiento corre a cargo del propietario 300 euros de media.
  • Desperfectos:
  1. Acta notarial presencial para dejar constancia (escritura pública con fotos): 300 euros de media.
  2. Costes de reparación de desperfectos: depende de en qué condiciones se deje la vivienda.
  • Dinero no cobrado por la explotación de la vivienda. Por ejemplo: el alquiler.

Éste el coste de acudir a la vía legal pero también existe una vía “no legal”: la mayoría de los okupas buscan dinero a cambio de abandonar la casa. Cada vez hay más empresas que se dedican a comprar pisos de bancos con okupas porque pueden adquirirse un 50% más baratos que el precio de mercado. Y el precio que se paga por desalojarlos es de 3.000 euros de media aunque algunos pueden llegar a pedir 4.000 y otros 1.200 euros, según declara un profesional del sector inmobiliario que prefiere mantener el anonimato.

Otro coste añadido es la colocación de una puerta “antiokupa” que puede costar entre 800 y 1.000 euros.  Suelen ser puertas blindadas que pueden desmontarse y llevarse a otra casa. En la actualidad, hay puertas que no incluyen cerradura, con lo que se abren a través de una aplicación del móvil.

Según nos cuenta una fuente del mercado, el okupa profesional no suele asaltar el piso de un particular porque se enfrenta a las amenazas del propietario. En cambio, ocupan pisos de bancos porque saben que la banca no va hacer nada para no poner en riesgo su reputación. Por eso, optan por la vía judicial para desahuciar al okupa.

El coste de desalojar a un inquilino moroso

El tiempo para d

https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2017/03/31/745947-esto-es-lo-que-cuesta-echar-a-un-okupa-de-tu-casa-por-la-via-legal-y-por-la-no-legal

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

porque el pueblo se cae en pedazos y el dinero se lo gastan fuera en los chalets

¿Cuánto cobró el alcalde de tu ciudad en 2018? Estos ganaron más que el presidente del Gobierno

foto-alcaldes.jpg
La ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto; el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia.
9/10/2019 – 16:31 Actualizado: 09:47 – 10/10/19

 

El Ministerio de Política Territorial y Función Pública ha hecho público las percepciones de los alcaldes de 8.122 ayuntamientos en 2018. Un total de ochos regidores tuvieron una retribución superior al que tuvo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ascendió a 80.953 euros. La lista la encabeza la ex alcaldesa de Madrid Manuela Carmena con 103.667,64 euros, seguida de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona con 99.999,90 euros y el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, con 92.911 euros.

Los regidores de las grandes ciudades, salvo alguna excepción, ocupan los puestos más altos de los alcaldes mejor retribuidos de España. La antigua alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, volvió a ser en 2018 la mandataria local con mejor sueldo a ascender a 103.667,64 euros, según la información disponible del Ministerio de Política Territorial. Supuso un 2,63% respecto a 2017

https://www.eleconomista.es/economia/noticias/10130364/10/19/Los-ocho-alcaldes-que-cobran-mas-que-el-presidente-del-Gobierno-.html

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

no pueden reparar los caminos

   

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La pandemia deja una huella psicológica en los trabajadores de primera línea

Una encuesta realizada a más de 500 profesionales de la salud, los cuerpos de seguridad, el sector de la alimentación y los medios de comunicación muestra cómo les ha afectado psicológicamente trabajar durante la primera ola de la pandemia.
Durante el primer confinamiento, varios estudios analizaron el impacto psicológico que produjo la pandemia en la población española. Sus resultados revelaron grados significativos de ansiedad, depresión y estrés. Rocío Rodríguez Rey, doctora en Psicología Clínica y de la Salud y profesora investigadora de la Universidad Pontificia Comillas, dirigió uno de ellos, publicado en la revista Frontiers in Psychology.

“Pero si en la población general encontramos tasas bastante preocupantes de malestar psicológico, en las profesiones que están en primera línea tiene que ser peor”, declara Rodríguez Rey a SINC. Con esta hipótesis, ella y otras dos investigadoras trataron de detectar el impacto psicológico que el coronavirus produjo en los trabajadores esenciales más expuestos al virus durante la primera ola de la pandemia.

“Los trabajadores que han trabajado en primera línea durante la pandemia presentan peores niveles de impacto psicológico que la población general”, afirma Nereida Bueno Guerra

Tras recopilar los datos de más de 500 encuestados, su conclusión es clara: “Los trabajadores que han estado en primera línea durante la pandemia presentan peores niveles de impacto psicológico que la población general”, afirma a SINC Nereida Bueno Guerra, profesora de la Universidad Pontificia Comillas y coordinadora del trabajo, presentado en el Internacional Journal of Environmental Research and Public Health.

Las investigadoras delimitaron el estudio a cuatro grupos profesionales: sanitarios, cuerpos de seguridad, trabajadores de supermercados y profesionales de medios de comunicación. “Somos conscientes de que nos dejamos fuera otras profesiones, como farmacéuticos, profesores, investigadores… Sin embargo, para hacer un buen estudio necesitábamos una buena muestra, y sin ella no podíamos sacar conclusiones generalizables”, detalla Bueno Guerra.

Después, elaboraron una encuesta con preguntas sobre impacto psicológico, tristeza, y preocupaciones relacionadas con la alerta sanitaria, considerando también variables demográficas y laborales. Un total de 546 profesionales que estuvieron en activo durante la pandemia contestaron a la encuesta. Los datos se recogieron entre el 21 de marzo y el 4 de junio de 2020.

Según los resultados, el 73,6 % de los trabajadores de la salud confirmaron haber sufrido un impacto psicológico grave, seguido por un 65,2 % de los que trabajan en alimentación, un 48,6 % de los profesionales de la comunicación y ‘solamente’ un 26,5 % de los trabajadores de cuerpos de seguridad.

“Esperábamos que estos últimos fuesen, junto con los sanitarios, las profesiones más afectadas. Sin embargo, en lugar de ellos, han sido los trabajadores de los supermercados”, apuntan las investigadoras.

El 73,6 % de los trabajadores de la salud confirmaron haber sufrido un impacto psicológico grave

“Por lo que hemos estado viendo, se debe a algo muy propio de los cuerpos de seguridad: el estoicismo. Es decir, el no reconocer que uno se encuentra mal porque siente que debe estar dispuesto a cualquier cosa”, explica Bueno Guerra. “Por el contrario, creemos que los trabajadores de supermercados han podido sufrir más las consecuencias por no estar habituados a situaciones de riesgo”, añade.

El estudio también contempla otra posible respuesta para este fenómeno. “Los empleados del sector de la alimentación tenían un nivel educativo más bajo que los otros grupos y reconocieron no tener la formación necesaria para afrontar esta crisis, lo que puede haber aumentado su incertidumbre y angustia para afrontar este nuevo cambio”, describe.

Otra de las cuestiones que se analizaron en esta encuesta se centró en el nivel anímico de los trabajadores. A la pregunta “¿Está deprimido?”, el 49,8 % de los participantes del grupo de trabajadores de la salud y el 56,2 % del grupo de trabajadores de comestibles respondieron ‘sí’ o ‘tal vez’, mientras que este porcentaje fue del 37,1 % para los profesionales de los medios de comunicación y del 18,1 % para los trabajadores de los servicios de protección.

Las mujeres mostraron un impacto psicológico significativamente más alto que los hombres tanto en el grupo de trabajadores de la salud como en el grupo de trabajadores de supermercados, y no se notaron diferencias en los otros dos. Este hecho podría deberse, según las investigadoras, a que son oficios feminizados. Es decir, que en ellos trabajan mayoritariamente mujeres que, a su vez, se han visto obligadas a trabajar en exceso.

La edad no mostró ninguna correlación con el impacto psicológico excepto para los profesionales de los medios de comunicación, donde los trabajadores más jóvenes tuvieron mayores puntuaciones en este aspecto.

En cuanto a la ubicación geográfica, solo encontraron diferencias en el grupo de sanitarios, donde los profesionales de las regiones más afectadas mostraron un mayor impacto psicológico.
Contagiar o contagiarme

A los participantes también se les preguntó por sus preocupaciones. De forma unánime, los cuatro grupos coincidieron en tres principales: la posibilidad de infectar a un ser querido, infectarse uno mismo y no saber cuándo iba a terminar esta crisis. A su vez, los niveles más altos en esta cuestión estaban asociados con mayores puntuaciones de impacto psicológico en las cuatro muestras.

No obstante, se observaron discrepancias sobre otras preocupaciones, como ‘infectarse por coronavirus en el trabajo’. Respecto a este aspecto, los trabajadores de las tiendas de comestibles obtuvieron la mayor puntuación, seguidos por los de la salud y los de los servicios de protección, mientras que los profesionales de los medios de comunicación estaban mucho menos preocupados por ello.

Los trabajadores de las tiendas de comestibles mostraron una mayor preocupación por infectarse en el trabajo

Por contra, los equipos de protección fueron reportados como insuficientes por todos los grupos profesionales excepto por los trabajadores de comestibles.

Sobre la carga de trabajo, el 60 % de los profesionales de los medios de comunicación reportaron exceso de trabajo durante la crisis. Frente a esta mayoría, también indicaron ese exceso el 38,3 % del personal sanitario consultado, el 38,2 % de los trabajadores de comestibles y el 21,7 % de los cuerpos de seguridad.

El tiempo de sobrecarga de trabajo superó las 6 horas semanales en todas las profesiones, con un pico de 11,64 horas en el grupo sanitario. Sin embargo, el promedio de horas extras no estaba relacionado con el impacto psicológico de los participantes. “No ha influido el hecho de trabajar mucho, sino la percepción de estar trabajando mucho. Tú puedes estar trabajando tus ocho horas, pero sentir que lo has hecho el triple de lo normal. El percibir que estás agobiado”, explica Rodríguez Rey.
Sin apoyo en la primera línea

Uno de los datos que más ha sorprendido a las investigadoras es el poco apoyo psicológico que estos profesionales han recibido. “Más del 70 % de sanitarios tienen niveles severos de impacto psicológico, una barbaridad. Sin embargo, solo se le ofreció ayuda psicológica al 25 %”, detalla la responsable del estudio.

“Ante una circunstancia excepcional, la sociedad o los gobernantes deberían tener la responsabilidad de ayudar a esas personas a enfrentarse a una situación tan dura”, considera Rodríguez Rey. Respecto a otros colectivos, más de la mitad de los trabajadores de los servicios de protección no recibieron ningún apoyo, y más del 60 % de los profesionales de los medios de comunicación y los de tiendas de comestibles informaron de haber recibido al menos una ayuda de este tipo.

“Ante una circunstancia excepcional, la sociedad o los gobernantes deberían tener la responsabilidad de ayudar a esas personas a enfrentarse a una situación tan dura”, considera Rodríguez Rey

La conciliación fue el tipo de apoyo más reportado por los cuatro grupos, oscilando entre el 20 % y el 40 %. El soporte psicológico fue recibido principalmente por los profesionales de la salud (alrededor de un cuarto), seguido por el 11 % de los profesionales de los servicios de protección. Finalmente, el apoyo económico se concentró casi exclusivamente en el grupo de los trabajadores de la alimentación (alrededor del 40 %).

“Todo el servicio que tenemos de atención [psicológica] se da en catástrofes, en atentados, tragedias aéreas… pero esto era una catástrofe que sucedía en todo el panorama nacional. No se garantizó que toda la población pudiera tener acceso a los mismos servicios de ayuda”, expresa Bueno Guerra.

Los aplausos y las muestras de agradecimiento también fueron objeto de pregunta en el estudio, que ha analizado cómo el grado de reconocimiento de su labor profesional por parte de la sociedad ha influido en el impacto psicológico. “El mayor reconocimiento social percibido se relacionó con un impacto psicológico menor en todos los grupos, excepto en los profesionales de los medios de comunicación”, expresa el estudio.

El estudio considera necesario que los departamentos de recursos humanos de las empresas monitoricen periódicamente la salud psicológica de sus trabajadores. También, se les insta a programar descansos y a mejorar los flujos de trabajo para reducir la presión y la percepción de exceso de tareas. Además, se debería proporcionar equipo de protección personal a todos los trabajadores de primera línea.

Por último, el texto estima necesario que se garantice o facilite a los trabajadores el acceso al apoyo psicológico tanto a nivel empresarial como a nivel gubernamental, así como que se tomen medidas encaminadas a aumentar el reconocimiento social percibido de su trabajo.

“No se trata de una crítica hacia los departamentos de recursos humanos, pero creemos que tal vez se han centrado más en actividades para ayudar al funcionamiento de la empresa que en actividades de prevención de cara al trabajador”, indica Nereida Bueno Guerra. “Aquí, ha habido carencias tanto en las empresas como en el gobierno”, concluye.

Referencia:

Rodríguez-Rey, R. et al.: “Working in the Times of COVID-19. Psychological Impact of the Pandemic in Frontline Workers in Spain”. Int. J. Environ. Res. Public Health, 2020.
https://www.agenciasinc.es/Reportajes/La-pandemia-deja-una-huella-psicologica-en-los-trabajadores-de-primera-linea?utm_source=Bolet%C3%ADn+agenciasinc&utm_campaign=4bb2a234fd-EMAIL_CAMPAIGN_2020_12_03_02_16&utm_medium=email&utm_term=0_be937d7f8c-4bb2a234fd-342743207

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Bidones biodegradables: leyenda urbana, todos tiramos cosas

http://www.miorbea.com/2014/03/bidones-biodegradables-leyenda-urbana-bidondegradable.html?m=1

Hace algo más de 6 meses cayó en mi manos un bidón del Tour de Francia 2011 100% biodegradable. Curiosamente, el bidón llevaba casi dos años encerrado en una caja de cartón y no se había biodegradado. «Falta de acción de agentes degradantes» – pensé.

El bidón biodegradable poco después de caer en mis manos

Tras leer la definición de plástico biodegradable llegué a la conclusión de que el bidón debería desaparecer en menos de 6 meses, bajo el efecto de los «agentes degradantes» (la lluvia, el frío, el calor, el sol, el viento y las ciclogénesis explosivas). Y como no podía ser de otra manera, decidí dejarlo a la intemperie. No sin antes anunciarlo en twitter, obviamente (no pude dejar pasar la oportunidad de anunciar una cosa tan importante para el mundo)

El bidón biodegradable poco después de caer en el suelo

Sorprendentemente, al cabo de cuatro días parte de la pintura desapareció. Y eso resultó bastante… ¡sorprendente! (valga la redundancia). ¿Se descompondría el bidón delante de mis ojos?

El bidón con ganas de descomponerse

Pero pasado un mes el bidón seguía igual, con lo que empecé a dudar de la existencia de los bidones biodegradables. ¿Pero cómo desaparecen los que tiran los ciclistas profesionales a la cuneta? En ese momento lo vi claro: los recogen los aficionados. ¿Y cómo podía demostrarlo? Tirando un bidón no biodegradable a la cuneta para ver si desaparecía antes que el biodegradable.

Bidón no biodegradable en la cuneta, un mes después que el biodegradable

Y pasaron 4 meses,  el invierno llegó y los bidones seguían exactamente igual… Eso sí, el campo estaba mucho más verde.

Y al cumplirse los 6 meses, ¿qué ocurrió? Pues que el biodegradable estaba casi como el primer día, ni el más mínimo síntoma de descomposición.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario