Expresiones relacionadas con un mal momento

En algún momento de nuestras vidas hemos pasado un mal día en el que alguien nos ha dejado en la estacada en un bar o una cita, o hemos pagado el pato por algo que no hemos hecho como romper un jarrón, o hemos tenido la negra porque tuvimos un día horrible en el que todo nos salía mal, o incluso hemos estado de capa caída al pasar por una etapa moralmente mala.

Pues bien, en este post descubriréis algunos de los orígenes de estas expresiones o las definiciones de algunos autores que las iniciaron o las utilizaron en alguna obra.

  • Dejar en la Estacada o Quedarse en la Estacada

Según el diccionario, el significado de la expresión “Dejar en la estacada” es dejar a alguien abandonado o en peligro. Mientras que “Quedarse en la estacada” quiere decir morir en el campo de batalla.

El término estacada – como explica Diego Clemencín – era el palenque, valla de madera que se utiliza para delimitar el terreno, formado ordinariamente con estacas. De aquí es de donde proviene la palabra. En algunos de estos terrenos se celebraban actos como torneos, entre otros.

A partir de la estacada que delimitaba el terreno donde se realizaban actos diversos, surgió la expresión “Quedarse en la estacada” como dicho para especificar que había sido vencido en una disputa. También se utilizaba “Dejar en la estacada” con motivo de haber sido abandonado en un grave peligro

  • Pagar el Pato

El significado de la expresión es padecer o llevar un castigo no merecido o que merecía otro. Su origen se remonta a la actitud intransigente e intolerante de la sociedad cristiana española de los siglos XVI y XVII hacia el pueblo judío, después de cientos de años de pacífica convivencia entre ambas religiones.

En la Biblia Castellana de Casiodoro Reina (1569) se cuenta el origen: “Por los términos Tora y Pacto, usados por los judíos españoles, el primero por la Ley y el segundo por la orden de Dios, los españoles acusaban a los judíos de tener una Tora pintada en su sinagoga a la que adoraban; y del Pacto surgió el refrán: «Aquí pagaréis el pato”.

Los judíos de aquel tiempo, relegados a sus barrios y limitadas sus libertades, sufrían continuos acosos de sus vecinos cristianos. Como los hebreos hacían profesión pública de su fe, manifestando que su pueblo tenía un «pacto con Dios», los cristianos se burlaban de ello y les amenazaban diciéndoles que «pagarían el pacto», o «aquí pagaréis el pacto», cuando se los encontraban reunidos en sus sinagogas, en referencia a que las quemarían con ellos dentro.

Desgraciadamente, la frase se hizo tan popular que ha quedado en nuestro lenguaje aludiendo a todo aquel que sufre una culpa no merecida, y convertida en «Pagar el pato», con lo que pierde toda connotación religiosa o racista, a pesar de su inicuo origen.

  • Tener la Negra

La expresión significa tener mala suerte o que te ha tocado algo malo. Su origen se remonta al siglo XVII, período en el que algunos organismos municipales sorteaban provisiones mediante la selección entre un saco lleno de habas blancas o uno con habas negras.

Al utilizar este método de suerte, se pensaba que la divinidad expresaba su voluntad. La costumbre podría provenir de las culturas griega o romana, las cuales empleaban este método para la elección de ciertos cargos públicos, aunque no está del todo clara. Aquella persona a la que le tocaba la blanca era elegida. En caso de no haber habas, se hacía con piedras.

Los colores blanco y negro siempre han sido considerados símbolo de alegría y desgracia, respectivamente. En la fábula de las Parcas se dice que estas divinidades infernales que tejen y cortan el hilo de la vida, hilaban lana blanca para una vida larga y feliz, y lana negra para una existencia corta y desdichada. De modo que cuando la vida llegaba a su fin, el hilo era negro.

  • Ir de Capa Caída

Según el Diccionario, “Ir de capa caída” significa padecer gran decadencia material o moral. Aunque, según Correas, en su Vocabulario de Refranes, lo define como la persona que va decaída, perdida y vencida, y del que va a menos en su hacienda y trato, y anda fallido y en quiebra.

La mejor explicación sobre el origen de esta expresión es la que da Julio Casares en su Introducción a la lexicografía moderna (1950). Según el ilustre académico tiene relación con el dicho francés “chape chute”, que procede del siglo XII, y que si en un principio significó «cosa provechosa, hallazgo, ganga», en el siglo XVII «chercher chape cheute«, equivalía a «buscar su mala ventura».

Esta entrada fue publicada en Expresiones populares. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *