¿POR QUÉ ALGUNOS JÓVENES NO SE PONEN MASCARILLA?

Actualmente las mascarillas han pasado a ser un elemento esencial en nuestro día a día ya que es la protección frente a la covid-19. El pasado viernes el periódico ABC publicó un estudio realizado por la profesora de la Universidad Nebrija, Sara Degli-Esposti, donde afirmaba que el éxito en la adopción de medidas de prevención venía dado por el nivel de percepción de riesgo que tengamos, además comentó: «Si el riesgo que percibimos es bajo, no estaremos dispuestos a tomar medidas que nos molesten o que sean costosas. Si el riesgo es alto, adoptaremos esas medidas y además nos preocuparemos de que los demás también las adopten».

A partir de los 65 es cuando la mortalidad por covid-19 se dispara con la edad, en cambio con los más jóvenes no han habido casi perdidas «no ha representado un riesgo para la salud igual para todos». Según Sara, al comparar la tasa de adopción en el uso de mascarillas es importante recordar que hay personas sensibles y que su vida depende de estas medidas y de otras que podrían superar la enfermedad sin presentar síntomas.

Pero, ¿a qué se debe que a pesar de todo la mayoría de los jóvenes lleven la mascarilla? La investigadora responde: «Eso se debe sobre todo a las campañas de comunicación y de concienciación del gobierno y también a la experiencia personal de muchos amigos cuyos abuelos han muerto durante la pandemia. Si miramos lo anterior desde una perspectiva de comportamiento individual, diríamos que los jóvenes que no llevan mascarilla son egoístas; sin embargo, racionales».

Con la finalidad de poder hacer visible la percepción del riesgo de este colectivo se han realizado campañas como la de Responsabilidad Covid-19 No seas imbécil, argumenta Sara Degli-Esposti. De acuerdo con la investigadora, hay una amplia literatura de estudios del comportamiento que evidencian que «todos tenemos la tendencia a creernos más sabios y afortunados que los demás, y a identificar comportamientos negativos en el otro más que en admitir nuestros propios fallos».

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *