LA TECNOLOGÍA POLARIZA EL EMPLEO

Hoy en día, entendemos el concepto de trabajo como una profunda transformación continúa, donde los retos y las oportunidades que surgen en un futuro van acompañadas de medidas para que no caiga en la desigualdad y provoque un aumento de indecisión.

El futuro empleo actualmente no está idealizado, será como el ser humano decida que sea. Cualquier persona siempre piensa en el trabajo perfecto, pero personalmente pienso que ese concepto no existe ya que, los humanos podemos decidir cuánto y cómo queremos que se desarrolle la tecnología en nuestras vidas y cómo nos afecte. 

No considero que haya un solo pensamiento del buen empleo. Cada persona tiene expectativas diferentes de como es el trabajo, habrá quien valore más disponer de tiempo para ella aunque eso conlleve tener un salario más bajo, y otra gente que prefiera poder ganar un sueldo mayor, pero renunciar a una mejor calidad de vida. Por esa razón, creo que no es correcto dar una visión del buen empleo porque se puede ver como un concepto universal y válido para todo lugar, tiempo y persona de lo que quiera trabajar. 

En una de la posibilidad del futuro trabajo, se puede contemplar la idea de mezclar diversos asuntos como la mecanización, la visibilidad de las economías o la evolución demográfica, donde necesitará la ayuda de acciones y cambios importantes. 

Deberíamos poder describir mejor a los robots como herramientas desarrolladas por personas que nos permiten ser más ágiles, más receptivos y más ambiciosos. Dicho de otro modo, el futuro del trabajo será invadido por la tecnología que desarrollen y utilicen las personas.

La tecnología lo que provoca es un movimiento del empleo hacia una polarización, más que la globalización, cada vez es más común que los jóvenes con unos estudios menores adquieran trabajos con sueldos inferiores, pero hoy en día, la juventud está mejor formada, con carreras universitarias y especializadas, pero esto no implica poder conseguir una trabajo con un buen sueldo, sobre todo en España, donde la demanda de empleo es muy baja.

Enfrentarnos al futuro y lo que nos espera provoca miedo, pero hay que tener presente que el futuro no estará basado en las transformaciones tecnológicas, al contrario es nuestro presente, el día a día en el que estamos viviendo. Estará por ver cómo afectará en el mercado del trabajo actual, que empleos o tareas se automatizan y cuáles resistirán al cambio. 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *