LA GLOBALIZACIÓN FAVORECE Y PERJUDICA


Ante un concepto tan amplio hay que tener claro a qué nos estamos refiriendo, la globalización es el proceso económico, tecnológico, político, social y cultural a escala mundial que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los diferentes países del mundo, uniendo sus mercados sociales y culturales, a través de una serie de transformaciones sociales y políticas que les dan un carácter global.

Estamos de acuerdo que la globalización favorece el intercambio en todos los ámbitos, suponiendo un enriquecimiento de la sociedad, pero de todos modos no podemos decir con certeza que es la mejor opción ya que, no podemos dejar a un lado un concepto muy importante como es la humanidad,  puesto que sus impactos sociales y ambientales, provocando así una desigualdades que genera la disminución en la calidad de vida de los más vulnerables.

Cuando hablamos de la globalización en el ámbito cultural nos referimos al proceso dinámico del interconexionado entre varias culturas. Este proceso es el resultado del desarrollo continuo de la sociedad, incrementando las relaciones internacionales, intercambios culturales y lingüísticos entre los individuos. Hay que tener presente y no descuidar la importancia que ha tenido en la difusión de los valores y derechos como los que encontramos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU. 

En la globalización cultural también conlleva riesgos, por un lado nos encontramos delante de una formas de vida cada vez más parecidas entre sí, disminuyendo y en algunos casos anulando las costumbres de algunos pueblos haciendo así que desaparezca una cultura muy rica y antigua, donde lo más probable es que nunca más se vuelva a recuperar. 

La globalización en un término económico provoca una gran variedad de beneficios, primeramente provoca una apertura de los mercados, que supone el fin de las barreras comerciales, la cual cosa facilita la capacidad de resolver necesidades económicas que las economías locales no han conseguido satisfacer. También obtenemos un aumento de la competencia, al pasa a ser mundial, por lo tanto fuerza a los productores a mejorar su productividad, las mayores inversiones tienen como consecuencia el aumento de la producción y de la ocupación, conllevando , una mejora en las condiciones de población.

Al contrario, ha favorecido a la concentración de la riqueza mundial, puesto que podemos observar cómo los ricos son cada vez son más ricos, pero los pobres pasan a ser cada vez más pobres. La globalización ha impulsado esta situación porque apreciamos cómo ha provocado que los recursos económicos mundiales están únicamente en manos de unos pocos.

Por otro lado, la globalización política aporta gran parte de positiva porque nos permite gestionar problemas de manera globalizada mediante organizaciones como la ONU, además podemos hacer frente a problemas globales como; el cambio climático o el agotamiento de recursos, en los que es necesario el trabajo conjunto de todos los países para poder encontrar una solución real.  

La globalización también engloba parte de la ética, nosotros tenemos entendiendo como deslocalización, el hecho de que una empresa decida trasladar su producción a una nueva ubicación en busca de unos costes menores para poder conseguir un mayor beneficio, este aumento del beneficio se obtiene, en parte, gracias a la explotación de los grupos sociales más débiles donde la protección social es menor. Diversos informes de la ONG SETEM, declaran que los trabajadores y trabajadoras que trabajan para las grandes multinacionales que deslocalizan la producción tanto agrícol, textil, manufacturera como de alimentos procesados, sufren una violencia de los derechos humanos. Por ese motivo la posibilidad de deslocalizar el proceso productivo de empresas permite la explotación infantil y humana. 

Uno de los rasgos más característicos de la globalización, es la facilidad de movilidad de personas y mercancías. Este aumento en el movimiento de bienes y personas también aumenta las oportunidades de propagación de enfermedades en todo el mundo. Los bienes y los servicios no son los únicos que pueden viajar a través de los océanos y las fronteras estatales, sino también las enfermedades como por ejemplo el Covid-19, el  SIDA, la malaria o la tuberculosis. Todas estas enfermedades han llegado a su propagación por el transporte de personas, mercadería y animales por todo el mundo. 

Teniendo presente toda la información anterior, actualmente, hay que tener constancia que puede presentar beneficios como inconvenientes pero tal y como se está llevando hoy en día, hay que prepararla porque está conduciendo a una desigualdad impresionante entre los más ricos y los más pobres puesto que favorece la concentración de riqueza mundial. 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *