¿Habrá conciertos este verano? ‘Love of Lesbian’ nos demuestra que es posible

Foto: Free-Photos / Pixabay

Después de un año de distancia social, el concierto de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi de Barcelona en el que han asistido 5.000 personas se ha convertido en una gran noticia para la industria musical de la que se han querido hacer eco diversos medios de comunicación internacionales.

El evento es una prueba piloto impulsada por la plataforma Festivals per la Cultura Segura a través de la cual se pretende establecer un nuevo protocolo para la celebración de eventos, respetando todas las medidas sanitarias que la pandemia de COVID-19 requiere.

El 12 de diciembre de 2020, con un evento organizado en la Sala Apolo por el Primavera Sound y la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas, la ciudad condal ya se adentró en este ensayo clínico que busca demostrar cómo en la era del coronavirus es posible realizar reuniones de masas con seguridad. Al igual que en el concierto de Love of Lesbian, del 28 de marzo de 2021, se contó con la colaboración de expertos del Hospital Germans Trias i Pujol para el despliegue de todas las medidas sanitarias que garantizaran la seguridad del espectáculo.

Para el concierto de la banda catalana liderada por Santi Balmes se permitió un aforo máximo de 5.000 personas que, para acceder al espectáculo, debieron someterse previamente a un test de antígenos. El cribaje previo al concierto masivo comenzó el mismo día del evento a las 8 de la mañana y se alargó hasta las 16h en las tres salas destinadas para ello: Razzmatazz, Luz de Gas y Apolo.

Los test de antígenos realizados detectaron seis positivos de COVID-19 asintomáticos que no pudieron entrar al evento. A quienes sí podían disfrutar del concierto, antes de acceder al recinto se les tomó la temperatura, se les pidió sus datos personales, se validó su identidad y se les solicitó que mostraran su negativo en la prueba diagnóstica en una aplicación móvil (disponible para dispositivos iOS y Android).

El 10 de abril de 2021 se tendrá información sobre la prueba piloto, al cruzar los datos de los asistentes con el sistema público de salud.

Además, los 5.000 espectadores fueron divididos en tres bloques con recorridos delimitados. Así, tanto el acceso al recinto, servicio de bar y lavabos estaban diferenciados por sectores en grupos de 1.800 personas.

Una vez dentro, durante todo el concierto de Love of Lesbian, los participantes no guardaron distancia social y debían llevar puesta en todo momento una mascarilla FFP2 facilitada por los promotores del evento. Por su parte, el Palau Sant Jordi estaba preparado con un mecanismo de ventilación y disponía de gel hidroalcohólico.

Share this post

PinIt
scroll to top