Los jóvenes alemanes podrán quedar habitualmente con un único amigo

Foto: SplitShire

El Gobierno alemán tiene previsto endurecer las restricciones para frenar la segunda ola de COVID-19 en el país y lograr disminuir la cantidad de contagios diarios.

Tal y como recoge La Voz de Galicia, entre las medidas del plan que quiere presentar a debate la canciller alemana, Angela Merkel, se encuentra restringir de nuevo los contactos sociales, imponer el uso de mascarilla en las escuelas, reducir el tamaño de las clases y prohibir las fiestas privadas al menos hasta Navidad.

Se quiere limitar las reuniones en espacios públicos “con carácter inmediato a los miembros de un hogar y máximo dos personas de otro domicilio” y contempla sanciones ante el incumplimiento de esta medida. Con ello, tanto niños como jóvenes deberían minimizar sus contactos y reducir sus encuentros a un único amigo fijo.

Ante cualquier síntoma de resfriado y de infección de las vías respiratorias, los afectados deberán permanecer en casa y guardar cuarentena.

En lo que respecta a escuelas y guarderías, el objetivo es que puedan seguir abiertas. Para ello, el gobierno federal apuesta por el uso obligatorio de la mascarilla para todos los alumnos mayores de doce años y para el profesorado, las clases presenciales en grupos cerrados y su división en subgrupos.

Por último, a la población en general se le insta a evitar visitar a personas vulnerables, los desplazamientos y la permanencia en espacios cerrados con afluencia de público.

Share this post

PinIt
scroll to top