Coronavirus, redes sociales y fake news, la fórmula perfecta para que cunda el pánico

Foto: Geralt / Pixabay

El 31 de diciembre de 2019 se comunicaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) varios casos de neumonía en Wuhan, una ciudad situada en la provincia china de Hubei. Una semana más tarde, el 7 de enero, las autoridades chinas confirmaron que habían identificado un nuevo coronavirus, una familia de virus que causan diversas enfermedades, que van desde el resfriado común hasta el SRAS (síndrome respiratorio agudo severo.

A partir de ese momento, el bombardeo de noticias relacionadas con el nuevo virus, denominado 2019-nCoV, no ha cesado y muchos son los rumores en torno a esta enfermedad; hasta tal punto que la OMS ha decidido publicar en su web el siguiente apartado: Consejos para la población acerca de los rumores sobre el nuevo coronavirus (2019-nCoV).

Por su parte, la compañía de Mark Zuckerberg ha puesto en marcha una campaña para frenar las informaciones falsas sobre el coronavirus en Facebook e Instagram, con el fin de que a sus usuarios les llegue el menor número posible de teorías conspiratorias y afirmaciones falsas que pueden llegar a causar daño a las personas que las creen, sobre todo en lo que se refiere a remedios o soluciones para evitar el contagio.

Las fake news se propagan a toda velocidad

Un reciente estudio publicado en la revista Science concluye que las noticias falsas o fake news se propagan más rápido, de forma más profunda y más ampliamente que la verdad en todas las categorías de información.

Según Axios, del 24 al 27 de enero se dieron más de 13.000 entradas en redes como Twitter, Facebook y Reddit con desinformaciones sobre el coronavirus.

La explicación reside en que aquello que conecta con nuestros miedos, como puede ser el desconocimiento sobre un tema sanitario global o la desconfianza ante la información oficial, capta fácilmente nuestra atención. Además, en una sociedad en la que tenemos al alcance varios modos de comunicarnos y difundir información, solemos compartir con mayor intensidad y rapidez, sin contrastar su veracidad, cualquier noticia que nos llega en torno a aquello que nos causa miedo, asco o sorpresa.

Share this post

PinIt
scroll to top