Malas noticias: récord histórico de emisiones de CO2

Foto: SeagullNady / Pixabay

Los niveles de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera llegaron a las 407,8 partes por millón en 2018, una cifra nunca antes vista, según el Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El pico máximo se produjo en la primavera de 2018 en el hemisferio norte, aunque se prevé que seguirá superándose año tras año. Este aumento de emisiones de CO2 se debe principalmente a la quema de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) y significa que los efectos del cambio climático serán cada vez más graves. Según la OMM:

Esta tendencia continua a largo plazo significa que las generaciones futuras tendrán que hacer frente a unos efectos cada vez más graves del cambio climático, como el aumento de las temperaturas, unos fenómenos meteorológicos más extremos, un mayor estrés hídrico, la subida del nivel del mar y la alteración de los ecosistemas marinos y terrestres.

Además, las observaciones de la red de la Vigilancia de la Atmósfera Global, que cuenta con estaciones en las regiones remotas del Ártico, en zonas montañosas y en islas tropicales, muestran que las concentraciones de metano y óxido de nitroso se han disparado y han ascendido en mayores cantidades que durante los últimos 10 años.

El metano (CH4) es el segundo gas de efecto invernadero de larga duración más importante y contribuye en aproximadamente un 17% al forzamiento radiativo. El óxido de nitroso (N2O) también es un gas que contribuye significativamente a la destrucción de la capa de ozono estratosférico, que protege de los rayos ultravioleta nocivos del Sol.

Share this post

PinIt
scroll to top