Joyería ocular, nueva (y polémica) moda de origen holandés

Las joyas oculares se están poniendo de moda en Estados Unidos. A pesar de que hay quien promete que son inocuas, muchos expertos advierten de sus graves riesgos.

El diseño de estos implantes para los ojos tiene patente holandesa. El Instituto para la innovación de la cirugía ocular de Róterdam realizó los primeros 10 implantes y los publicó en 2003 en la revista Journal of Cataract & Refractive Surgery, donde mostraba que la colocación de joyas de platino en el globo ocular no generaba ninguna complicación meses después.

Para lucir una joya ocular se debe realizar una pequeña incisión en la membrana transparente externa del ojo, utilizando anestesia local. Posteriormente, se inserta una delgada pieza de joyería dentro de la incisión. El proceso dura entre 10 y 15 minutos y el precio, en las clínicas estadounidenses, oscila entre los 3.000 y 4.000 dólares.

Share this post

PinIt
scroll to top