Al volante, el móvil es tan peligroso como el alcohol

Contestar mensajes mientras se conduce es tan peligroso como duplicar la tasa de alcohol permitida, así lo han constatado científicos de varias universidades.

Científicos de las universidades australianas de Wollongong, Victoria, Tecnológica de Swinburne y el Instituto para la respiración y el sueño, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación.

En su experimento, observaron que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal. Para ello contaron con la participación de doce voluntarios que realizaron una prueba de conducción tras consumir alcohol y, en otro momento, mientras utilizaban el teléfono móvil.

Los bebedores habituales y los que no habían injerido nunca alcohol antes del experimento se excluyeron de participar en el test.

Al comparar el nivel de concentración de alcohol en sangre (BAC) con los efectos del uso del teléfono móvil, vieron que cuando la conversación telefónica requería una alta demanda cognitiva o cuando contestaban a un mensaje de texto, el equivalente en el test de alcoholemia estaba por encima de lo permitido en España (0,5 gramos/litro).

Por este motivo, aunque los dispositivos de manos libres están permitidos, los expertos consideran que se debería reflexionar acerca de sus pros y sus contras y del riesgo que supone para los conductores.

Share this post

PinIt
scroll to top