100.000 empleos para jóvenes franceses sin formación

Está claro que uno de los grandes problemas de Europa es el desempleo juvenil. Para hacer frente a esta y otras situaciones el Gobierno socialista francés ha anunciado un nuevo plan que incluye medidas destinadas a jóvenes con dificultades de integración, gente sin hogar, refugiados y parados sin cualificar. Las medidas costarán 2.500 millones de euros hasta 2017 y van dirigidas a los 8,5 millones de franceses que viven con menos de 964 euros al mes.

El primer ministro, Jean-Marc Ayrault, ha clausurado la Conferencia Nacional de Lucha contra la Pobreza en París anunciando que la prestación de solidaridad activa (RSA), un subsidio mínimo de 475 euros destinado a parados y jóvenes, se revalorizará un 10% neto en los próximos cinco años, con el objetivo de que represente la mitad del salario mínimo, que hoy se sitúa en torno a los 1.100 euros.

Además, el Gobierno se compromete a crear 100.000 contratos anuales de inserción para jóvenes sin cualificación de 18 a 25 años. Serán contratos de un año, renovables por uno más, con sueldos de 450 euros mensuales. El Estado ofrecerá a los jóvenes un puesto de trabajo y quienes pierdan el empleo podrán seguir cobrando si siguen un curso de formación.

Por otro lado, el ministro de trabajo, Michel Sapin, presentará hoy la creación de 150.000 contratos de generación, que se basan en dar ventajas fiscales a las empresas que mantengan un trabajador mayor de 55 años y contraten un menor de 26. Según Louis Maurin, director del Observatorio de las Desigualdades:

los jóvenes son los más afectados por el aumento de la pobreza y las primeras víctimas de la crisis y de la subida del paro.

Share this post

PinIt
scroll to top