El ictus amenaza a personas más jóvenes

Siempre se ha relacionado el ictus con las personas de edad avanzada, sin embargo desde hace unos años esta concepción está cambiando. Cada vez más son casos de afectados jóvenes los que acuden a urgencias.

Y es que, del mismo modo que los neurólogos llevan tiempo advirtiéndolo, una investigación publicada en la revista Neurology, constata que el aumento de infartos cerebrales de personas entre 20 y 54 años ha sido considerable. Concretamente, este grupo de población pasó de suponer el 12,9% de los casos en 1993 al 18,6% en 2005.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) también ha notado este incremento en nuestro país, tal y como explica Jaime Masjuán, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN y especialista de la Unidad de Neurología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. “Hoy en día aproximadamente un 10% de los afectados tiene menos de 55 años, lo que antes era raro”, confirma.

¿Qué factores están detrás de esta tendencia? Hipertensión, obesidad, tabaquismo, sedentarismo y diabetes aumentan las posibilidades de sufrir un problema cerebrovascular. Entre las consecuencias más graves que pueden seguir a un ictus están la hemiplejia, problemas en la dicción, problemas cognitivos, fallos de memoria, etc.

Masjuán explica que “los ictus ya provocan más casos de discapacidad que los accidentes de tráfico”, por lo que, para evitar daños irreversibles, recomienda pedir ayuda médica si se detectan síntomas como problemas de lenguaje o comprensión, deficiencias en el campo de visión, se pierde movilidad en un lado del cuerpo o se llega a perder la consciencia.

Share this post

PinIt
scroll to top