Los errores más frecuentes a la hora de conducir

Seguro que más de uno no reconoce los errores que comete a la hora de ponerse delante del volante, pero lo cierto es que existen infracciones comunes que aumentan el riesgo a la hora de conducir. Veamos cuáles son las imprudencias más comunes cometidas por los conductores y que están presenten en los accidentes de tráfico:

– Hablar por el móvil: a pesar de que existen sistemas de manos libres, aún se sigue hablando por el móvil sin usarlos. Esta conducta provoca que se tenga una mano ocupada y la cabeza centrada en la conversación que se está manteniendo por teléfono. La mejor opción es no hablar por el móvil mientras se conduce, aunque también podemos usar un sistema homologado que permite mantener las dos manos en el volante o pararnos en un lugar adecuado para atender la llamada.

– Tomar alcohol o drogas: tras varias campañas de prevención ya deberíamos saber qué consecuencias tiene la ingesta de bebidas alcohólicas y/o drogas antes de conducir. No obstante, se siguen produciendo accidentes mortales, sobre todo durante el fin de semana y entre gente joven, en los que el alcohol y las drogas están presentes. Evita su consumo o deja que sea otra persona en plenas facultades la que lleve el coche.

– Velocidad inadecuada: las señales de tráfico están para respetarlas, incluidas la de velocidad. Una de las principales causas de accidentes en carretera es el exceso de velocidad, por ello circula siempre respetando los límites recomendados y modera la velocidad cuando el clima y las condiciones de la vía lo requieran.

– Uso incorrecto del carril izquierdo: con tal de mantener una circulación fluida y evitar accidentes y golpes innecesarios, se debe utilizar el carril izquierdo únicamente para adelantar. Cuando un conductor se mantiene en él hace que quienes vayan más rápido tengan que frenar, no respeten la distancia de seguridad o adelanten por la derecha.

– No usar el cinturón de seguridad: según la Dirección General de Tráfico, el 22 por ciento de los fallecidos en accidentes en carretera no llevaba el cinturón de seguridad puesto. Así que ya sabes, todos las pasajeros deben utilizar este sistema de seguridad pasiva que incrementa cinco veces las posibilidades de sobrevivir a un accidente de tráfico.

– Distraerse con los niños: cuando llevamos pequeños dentro de un vehículo podemos distraernos fácilmente. Entre las conductas más comunes que debemos evitar están girarse para comprobar qué hacen los niños, prestarles atención por el retrovisor y extender la mano para tranquilizarles. Si se desea ver qué ocurre lo mejor es parar donde se pueda o esperar a llegar al destino con seguridad.

– Conducir con sueño: mantenerse despierto es un requisito indispensable para conducir. Se recomienda evitar conducir durante la noche y después de comer. Además, se debe estar descansado antes de ponerse al volante, parar cada dos horas aproximadamente, tomar bebidas con cafeína, hacer comidas ligeras y estar dentro del coche a una temperatura óptima, evitando que el calor nos incite al sueño.

– No usar los intermitentes: antes de realizar un desplazamiento lateral, se debe indicar el mismo. Muchos conductores han perdido el hábito de hacer servir los avisadores luminosos, un error que puede provocar accidentes.

– No mirar por los retrovisores: antes de realizar cualquier maniobra se debe mirar por los retrovisores. Además, es conveniente que con frecuencia comprobemos por ellos el estado de la circulación que llevamos detrás.

– No hacerle revisiones periódicas al vehículo: la puesta a punto de un coche es necesaria para prevenir que durante la conducción aparezca algún improvisto que provoque un accidente. Una de las partes más descuidadas son los neumáticos, cuya presión se debe comprobar una vez al mes.

Share this post

PinIt
scroll to top