El pescador y el tiburón

Arnold Pointer es un pescador profesional australiano que salvó la vida de una hembra de tiburón blanco liberándola de una red de pescar.  Pero el pescador tiene  ahora un problema porque, según cuenta, “hace dos años que no me abandona. Ella me sigue a donde yo vaya a pescar y su presencia espanta a los peces. No sé, verdaderamente, qué hacer.”

Cada vez que arranco los motores del barco, ella viene hacia y  mí, se pone de espalda y le acaricio el vientre. Ella ruge, ronronea, entorna los ojos y bate divertida el agua con sus aletas.

Es difícil deshacerse de un tiburón de 5 metros de largo, máxime cuando es una especie protegida. Entre Arnold y “Cindy”, que es el nombre con el que han bautizado al escualo, ha nacido un afecto recíproco.

 

Share this post

PinIt
scroll to top