Sobre la formación en tecnología en la universidad

Vivimos en una sociedad de crecimiento y conocimiento marcada por los avances y el uso de la tecnología. No importa cuándo o dónde, en el trabajo, la universidad, el instituto, nos pasamos el día consultando el móvil, el portátil o la tableta, dispuestos a usar estas herramientas para todo. La pregunta que nos debemos hacer es ¿les sacamos el mayor partido?Nuestra respuesta siempre será no. No tenemos el conocimiento necesario para aprovechar estas herramientas más allá de las redes sociales y pequeños programas que usamos porque hemos aprendido por nuestra cuenta o en algún pequeño curso de reciclaje. Entonces ¿por qué no cuestionarse la oportunidad formativa en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que se nos da en las universidades?

clase--644x362 Las universidades son instituciones educativas con siglos de presencia en nuestra sociedad. Poco a poco, aunque con un poco de resistencia, han ido adaptándose a las nuevas necesidades de las personas que la componen en cada momento. El objetivo primordial de las universidades ha de ser educar de forma transformadora a los jóvenes, dotándonos de una buena formación y una capacidad crítica. En esta formación es imprescindible incorporar materias que nos ayuden en la mejora de nuestras competencias, incluyendo la digital, considerándola como un valor añadido para nuestro futuro profesional, ya que desde hace un tiempo la tecnología está presente en la vida de todos los profesionales, independientemente de sus funciones o ámbito laboral.

 Como he mencionado, la incorporación de formación en TIC de los jóvenes universitarios permitiría la mejora exponencial de su competencia digital y consecuentemente de su eficiencia laboral. Sin embargo al hablar de las TIC en la universidad siempre se piensa en e-learning, utilizando la tecnología como medio de formación de otras materias o aspectos del grado universitario, estando muy familiarizados con plataformas que permiten compartir todo tipo de información, mediante vídeos, documentos, etc. Los universitarios usamos el Mahara, el Campus Virtual, el Moodle, el Dropbox. A pesar de ello, si nos plantean el reto de utilizar un programa informático, ya seamos estudiantes de medicina, de derecho, de educación, de economía, etc. para realizar una tarea, seguramente no todos seríamos capaces de integrar esta herramienta de forma innovadora, adecuada y realmente útil en la dinámica del trabajo.

Es importante que en las universidades se conciban las TIC como una materia a la que los alumnos tendrían que asistir y no únicamente como una vía de comunicación entre los docentes y discentes. Son muchas las disciplinas universitarias que no abordan esta cuestión, y las que lo hacen no aciertan con su metodología o su contenido. Debido a mi cercanía con ello, analicemos la importancia de introducir una materia sobre las TIC en los grados universitarios del ámbito de educación.

En esta rama diferenciamos distintos grados: Educación Social, Educación Infantil, Educación Primaria y finalmente Pedagogía. ¿Qué pasa si ha estos profesionales no se nos da la oportunidad de formarnos en TIC?

Está claro que es esencial para nosotros conocerlas y poderlas aplicar en nuestro día a día. No es lo mismo enfrentarse a un aula de primaria donde sólo se use el libro de texto y el PowerPoint para enseñar a los alumnos una unidad didáctica transformando la clase en algo poco motivador e interesante para los alumnos y para el propio docente, que crear entre todos los alumnos un soporte que permita mostrar aquello que se estudia e ir aprendiendo mientras se prepara. Si salimos fuera del aula, hay herramientas o webs que pueden ayudar a los pedagogos que trabajan de asesores profesionales o de orientadores escolares; pero para dar con la mejor primero han de ser conscientes de la existencia de éstas y ser lo suficiente críticos sobre ellas para valorarlas y discernir las más apropiadas.

Para que un docente, de infantil o primaria, pueda realizar este cambio de metodología, hacia una más transformadora e innovadora, primero ha de aprender a ser crítico con las herramientas o aplicaciones que dispone para luego dominar aquellas que sean de utilidad, y saber cómo incorporarlas a la dinámica de un aula. Por ello es fundamental disponer del aprendizaje adecuado y específico acerca de las tecnologías. También es así para el pedagogo o el educador social.

Vemos cómo la formación en uso e incorporación de las TIC, como una materia dentro de las universidades, está justificado, aunque en la mayoría de casos no se dé o, si se da, sea de forma inapropiada. Hemos de exigirla ya que nos será de gran ayuda, siendo un valor añadido y cada vez más necesario en nuestra vida laboral.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *