Idiomas, la asignatura pendiente de los estudiantes Erasmus

Recientemente, eIdiomas, la asignatura pendiente de los estudiantes Erasmusl Ministerio de Educación ha anunciado que a quiénes quieran acceder a una beca de movilidad del Programa Erasmus+ se les exigirá un nivel de inglés avanzado, correspondiente al B2 del marco lingüístico europeo, entre otros requisitos. Esta medida ha generado un revuelo entre algunos estudiantes, que consideran demasiado severo este requisito argumentando que en la universidad se finaliza con un nivel B1. Lo que sí que no se puede negar es que en la sociedad globalizada en la que vivimos, el inglés es un idioma universal de gran importancia.

Pero, ¿en qué situación estamos respecto las lenguas? Según el estudio English Proficiency Index, España se sitúa en el puesto 23 de un total de 60 países, considerándose que tiene un nivel medio de inglés.

Una de las causas de esta baja puntuación se puede encontrar en el sistema educativo, que no favorece que los estudiantes lleguen con un nivel aceptable a la universidad. El inglés enseñado en las escuelas no acostumbra a ser demasiado sofisticado e incluso en algunos centros se imparten las clases de este idioma con el lenguaje nativo de los alumnos. Además, la repetición de los mismos temas durante toda la trayectoria académica produce que el aprendizaje de los discentes quede limitado a una serie de vocabulario básico. Este método desmotiva a los alumnos, que aborrecen el inglés y se ven incapacitados para aprenderlo. Por tanto, se debería revisar los métodos pedagógicos de aprendizaje de lenguas extranjeras, introduciéndolas en las aulas desde que los niños son bien pequeños y contextualizando los aprendizajes.

Por otro lado, muchos universitarios provenientes de este sistema educativo son reticentes a estudiar inglés. Cuando se les propone cualquier oportunidad para aprenderlo, los estudiantes se autolimitan mediante todo tipo de excusas. Si bien es verdad que costearse cursos de este idioma es costoso, hay otras alternativas de aprendizaje autónomo que no siempre se aprovechan. Así, leer libros o ver películas de lengua extranjera o hablar con personas nativas son oportunidades para avanzar en la adquisición de idiomas. Precisamente, los universitarios son uno de los colectivos con más facilidades para conseguir estos medios, cosa que demuestra que, a veces, es más cuestión de voluntad que de recursos.

Idiomas, la asignatura pendiente de los estudiantes ErasmusVolviendo a la situación de las becas Erasmus, ¿es necesario que los universitarios interesados en éstas tengan un B2 de inglés? Posiblemente, es mejor realizar un esfuerzo antes de partir para tener unos conocimientos mínimos que permitan una comunicación resolutiva que tener que empezar de cero en el país de destino. Además, aunque el nivel B2 permite mantener una conversación informal, no es ni mucho menos un nivel de dominio. Esta perfección es la que se debería esperar que los universitarios con becas Erasmus+ alcanzasen en su estancia en el extranjero.

Otro aspecto a considerar es si se debería exigir un mínimo de conocimientos sobre la lengua del país de destino si ésta difiere del inglés. Hay universitarios que van a estudiar a otro lugar con un determinado nivel de inglés y se valen de él para vivir allí. Por ejemplo, los estudiantes Erasmus tienen tendencia a juntarse con otros que, como ellos, también disfrutan de esta beca. Además, escogen las clases con este idioma. Así, la lengua de uso es el inglés en todos los ámbitos y, por tanto, es la que se perfecciona más. Pero también puede ser que éstos estudiantes regresen sin haber aprendido el idioma nativo del país, más allá de unas pocas palabras básicas. En este caso, ¿no se detecta una falta de integración e interés por el país de destino? ¿Realmente se ha aprovechado desde una perspectiva lingüística la estancia en el extranjero? A menudo se detecta un monopolio del inglés cuando se habla de las becas Erasmus+, pero ¿cual es el papel de las otras lenguas? Quizá el inglés sea necesario como punto de partida, pero el aprendizaje de las lenguas del país de destino también debería considerarse importante.

Idiomas, la asignatura pendiente de los estudiantes ErasmusMás allá de si el nuevo requisito lingüístico del Gobierno es una medida para acotar la cantidad de becas ofrecidas, no se puede negar que el inglés de los españoles es insuficiente. Ir a estudiar a un país extranjero no es una tarea fácil con el nivel actual de los estudiantes. Entonces, sin tener un mínimo de conocimientos de lengua extranjera, ¿se aprovechan las clases en la universidad? Quizá esta medida pretende asegurar que realmente los recursos públicos que se inviertan sean bien empleados por parte de los estudiantes y, posteriormente, se reviertan en la sociedad.

Además, si se apuesta por una formación de calidad, sería interesante que todo estudiante universitario tuviera como mínimo el título del B2, aunque esto naturalmente también depende de los intereses personales. Si bien es verdad que el sistema educativo no favorece la adquisición de este nivel, también es necesario que los estudiantes reconozcan su parte de responsabilidad en el conocimiento del inglés u otros idiomas. Así, pues, el nuevo requisito debería ser visto como un reto y no como una traba administrativa.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *