Tras una primera temporada de McLaren desastrosa parece que todo sigue igual

El McLaren de Alonso para esta temporada no apunta maneras ni mucho menos. El tono de los responsables del equipo en sus declaraciones apuntan sensatez, realismo y, no obstante, decepción. La misma que los aficonados españoles tienen al vislumbrar una nueva temporada sin la emoción de ver a Alonso luchando por estar entre los 5 ó 6 de arriba.

Estamos un paso por delante respecto a hace un año en términos de preparación.

Son palabras de Eric Boullier, responsable de la escudería McLaren, mientras suenan los violines de fondo. Y es que esto suena a aquello de “Mamá, he suspendido 5 asignaturas… ah no! He suspendido 4!”. La noticia final sigue siendo (casi) igual de mala, pero puede parecer no tan mala si no se analiza con detenimiento.

El rendimiento de McLaren el año pasado fue cero, niente, nada, nothing. ¿Cómo podría ser peor? O, si lo prefiere el señor Boullier, ¿cómo podría imaginarse que el rendimiento del coche no mejorase en algo en 2016? Eric, colega, el objetivo no era mejorar, eso se daba por supuesto; el objetivo era mejorar mucho, al menos, lo suficiente como para ver a los pilotos de McLaren peleando entre el pelotón para asomar el morro entre los de arriba de vez en cuando.

Pero (y siento ser pesimista) todo apunta a que Alonso y su compañero van a tener que pelear con los más modestos de la parrilla, siempre que la fiabilidad prometida para la presente temporada se confirme.

¿Volveremos a escuchar al Alonso frustrado de Suzuka 2015? Como diría el asturiano: ¡Ay, ay, ay!

Esta entrada fue publicada en Fórmula 1. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>