Humidificadores: qué son, para qué se usan y cuáles son sus ventajas

Para muchos expertos, la calidad del aire que respiramos no es la óptima, por lo cual este aspecto puede traer graves consecuencias para nuestra salud. Por ello, los humidificadores se convierten en algo esencial en todos los hogares, sobre todo porque ofrece un gran número de ventajas, gracias al control que ejerce sobre el aire. De esa manera, estos aparatos evitan que sea demasiado húmero o demasiado seco lo que nos ayuda a evitar problemas de salud y mejora algunos padecimientos que podamos sufrir.

En el siguiente texto te hablaremos más en profundidad sobre el funcionamiento y las ventajas que trae adquirir un humidificador.

¿Para qué sirve?

Cuando contamos con poco espacio en nuestros hogares, es muy importante mantener una atmósfera adecuada, lo que significa que tanto la temperatura como la humedad se encuentren en los valores adecuados. Esto se hace especialmente importante cuando llega el invierno y con el uso de la calefacción, además en esta época el aire se renueva mucho menos lo que lo convierte en algo más complejo.

Los humidificadores vienen a solucionar dicha situación. Esto sirven para mejorar el ambiente mediante el aumento de la humedad, lo que significa que existirán menos microorganismos causantes de infecciones respiratorias en el ambiente. De igual forma, ayudan a que el aire no se encuentra tan seco, lo que impide que existan irritaciones tanto en la garganta como en la piel.

Además, los resfriados serán mucho más llevadores si la humedad se encuentra entre el 40 y el 60 por ciento. De esa manera, estos aparatos se convierten en la opción perfecta si quieres mantener una excelente calidad del aire y una muy bueno salud con ello.

Fuente de la imagen

Tipos de humidificadores

En la actualidad existen dos tipos de humidificadores que se diferencian entre sí y que pueden darte buenos resultados.

Humidificadores de vapor frío

Este tipo de aparato normalmente funciones utilizando ultrasonidos que evaporan el agua del recipiente. Una de sus ventajas es que no supone ninguna clase de peligro debido a que no produce ningún tipo de calor, por lo cual puedes usarlo en verano y no aumentará su temperatura en ningún momento, además el vapor que produces es mucho más fino y fácil de inspirar.

Humidificadores de vapor caliente

Al contrario de la opción anterior, estos humidificadores utilizar el calor como método con el cual evaporar el agua. Son mucho más económicos, pero, debido a que funcionan con el calor, también son más peligrosos sobre todo si contamos con niños en casa. No se recomiendan utilizar en verano porque aumentan la temperatura ambiente.

Ventajas de los humidificadores

Una de las mejores ventajas de este tipo de aparatos es que favorece la entrada de aire en los pulmones, por lo cual, si presentas algún tipo de problema respiratorio, tanto por tabaco o algún tipo de alergia, serán una gran ayuda. Con un buen humidificador sentirás alivio de todas tus molestias referentes a lo respiratorio.

De igual manera, la mayoría del aire que respiramos no cuenta con la humedad suficiente, por lo cual termina afectándonos de una forma u otra. La sequedad en el aire provoca irritaciones tanto en la piel como en la garganta, pero estas se previenen fácilmente cuando utilizamos un humidificador.

Por otro lado, los microorganismos, que son los causantes de enfermedades infecciosas, se extienden muy fácilmente en entornos secos. Para ello, los humidificadores se convierten en la mejor opción para resolver dichos problemas. Con ellos puedes reducir la incidencia de enfermedades comunes como la gripe. Así, este aparato se convierte en algo indispensable si quieres prevenir enfermedades que provienen tanto de virus como de bacterias.

Aunque no es un problema tan grave, la verdad es que en los ambientes secos la electricidad estática se encuentra mucho más presente. De seguro habrás sentido este tipo de descargas, las cuales son bastante molestas para los adultos, pero que se convierten preocupantes cuando en nuestro hogar habita un niño. Para evitarlas, como no, debes hacer uso de los humidificadores.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *