El caso Huawei, un tiro en el pie para EE.UU.

La política (mal llamada) proteccionista y liberal de Donald Trump le ha llevado a realizar maniobras estúpidas que ni los más conservadores en EE.UU. comparten. Incluso en el caso de que todos los estadounidenses estuvieran de acuerdo en tales posiciones, estoy seguro que el sentido común les llevaría a decidir que esta filosofía no se puede implantar en una legislatura, es un trabajo de fondo y de ligeros giros de timón.

Pero Trump maneja el transatlántico que es su país como si fuera una lancha motora por un pantano de florida, es decir, muy rápido y sin preocuparse de si hay vecinos a los que se pueda molestar. Sucede, sin embargo, que la economía EE.UU. sí tiene vecinos… y muy poderosos.

Trump

El podería económico estadounidense tiene un rival temible en China. Si muerdes al gato oriental te dará un zarpazo que dolerá tanto o más como el mordisco. Y es lo que está sucediendo: interponer nuevas barreras en forma de aranceles o prohibiciones a productos de origen chino, en este caso a la marca Huawei, tiene como contrapartida la correspondiente reacción adversa.

Además, aunque el gobierno chino fuera el más dócil del mundo (que no lo es, obviamente), un golpe a un gigante como Huawei va a conllevar nocivas consecuencias para todas las economías, no solo la estadounidense. La economía de casi todos los países está interconectada: cuando un estado se resfría, otro empieza a toser. Si dificultas el comercio de productos chinos, estás dificultando la importación de productos vitales para tu economía y la del resto de estados que o bien son consumidores de esos productos o proveedores de accesorios.

En 2019, no tiene sentido una maniobra como ésta si sabes lo que estás haciendo. No parece muy inteligente meter a tu país en una guerra comercial en la que no va a haber ningún ganador, únicamente perdedores y daños colaterales.

Pocos esperan sentido común del sr. Trump y, lo que es peor, de su gabinete y asesores (ya se sabe que si difieres de sus opiniones puedes empezar a hacer la maleta), pero sí espero que el grueso de la sociedad de EE.UU. grite cuando observe a medio plazo los efectos de estas decisiones.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *