Los robots no son una amenaza para el futuro laboral de los jóvenes

Me levanto leyendo un artículo de Economía Digital en el que se hacen eco del temor de los jóvenes de entre 16 y 25 años por culpa de los robots, una tecnología que puede hacer aún más difícil su entrada en el mercado laboral. Están equivocados, es una nueva oportunidad y, además, más divertida.

Cuatro de cada diez jóvenes temen que los robots o las máquinas hagan su trabajo dentro de diez años.

Ya lo véis, el porcentaje de jóvenes temerosos no es pequeño y sucede esto, bajo mi punto de vista, por ignorancia y temor a lo desconocido.

El conocimiento medio en áreas STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics) de los jóvenes españoles es lamentable. Sólo hace falta ver los últimos informes PISA para percatarse de ello. De ahí la ignorancia que apuntaba y de ahí el temor.

robot

He venido desde el futuro para quitarte tu empleo

El lado bueno del asunto es que tiene solución y, como decía, es divertida. ¿No jugaban todos esos jóvenes preocupados por su futuro empleo con robots de juguete, con muñecos y muñecas articulados a pilas o con helicópteros que movían sus hélices? Pues ahora, ya adultos (o casi), deben aprender a jugar con otros robots, más grandes y versátiles.

Sin embargo, si bien creo que el aprendizaje de los jóvenes sobre la programación y la robótica no va a ser ningún problema a medio plazo, sí creo que deben llegar una nueva “hornada” de profesores con vocación y facilidad para enseñar sobre éstas áreas, aunque sea de manera complementaria o accesoria a su área curricular profesional. El mundo del mañana es tecnológico y aunque seas profesor de literatura debes ser consciente de ello.

El estudio referenciado en la noticia habla de una plazo de una década para comprobar si ese temor está o no fundado. Si tomamos ese plazo como referencia, creo que en diez años ya habrá gente muy joven habituada no sólo a usar los robots sino a programarlos y hackearlos para adaptarlos a sus necesidades. Al tiempo…

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *