La LPI, ¿paso en falso o solución?

La nueva Ley de Propiedad Intelectual está agitando la Red. Webs de intercambio de archivos y de visionado de vídeo streaming han echado el cierre y las redes sociales se inundan de comentarios sobre la nueva legislación y la desaparición de algunos de sus portales web favoritos. Sin embargo, tengo la impresión de que todo esto es una tormenta en un vaso de agua, un acontecimiento del que, a medio plazo, se hablará como un intento fallido de poner puertas al campo o un nuevo intento fútil por acabar con una vía de intercambio de archivos de incalculable amplitud y diversidad de soluciones.

no_copyOtros países han intentado cerrar la vía del intercambio de archivos con mejor o menor suerte, pero sin lograr en ningún caso cerrarla definitivamente.

No he observado hasta el momento ninguna propuesta legislativa realmente novedosa, ni en España ni en otros Estados. Todas intentan lo mismo y casi del mismo modo. En el mercado privado, sin embargo, sí que he visto nuevas ideas representadas por portales como Wuaki.tv o filmin que, si bien se impulsan sobre un modelo comercial tradicional (el pay per view de toda la vida), ha logrado hacerse un hueco entre los aficionados al cine online.

Los gobiernos deben escuchar a los nuevos proveedores de contenidos digitales, a los consumidores y a cualquier experto en la materia (¿los hay?) para tratar de comprender la Red y hallar, entre tod@s, una solución acorde con los nuevos tiempos.

Y es que, además, creo que los propios legisladores sabían positivamente que la gravedad de las sanciones no frenará la aparición de diversidad de soluciones para proseguir con el intercambio de archivos. Y lo sabían, precisamente, por lo que comentaba arriba. Si otros han fracasado con propuestas semejantes, ¿por qué obrar de igual modo?

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

La frase pertenece a A. Einstein y es (¡cómo no!) de una lógica tan clara que no creo que se pueda refutar. Sin embargo, algunos políticos no lo ven así y creen que “apretando” un poco más la normativa sin cambiar su rumbo pueden proteger los derechos de propiedad intelectual, es decir, a los dueños de los mismos.

Obviamente, alguien en este peculiar tablero de juego se equivoca. Otros ya lo han hecho. Sólo el tiempo dirá si esta nueva LPI es efectiva.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>