Los sisis, la otra cara de la juventud

Mucho se ha hablado de los famosos “ninis” en los últimos años, esos jóvenes que ni están estudiando ni trabajando. Ha disminuido la cantidad de éstos en España, aunque la cifra sigue siendo preocupante: dos de cada diez jóvenes no se forman ni tienen un trabajo. Pero las causas son varias, las más comunes son el conformismo a ser mantenidos, la dificultad para acceder a los estudios o bien la imposibilidad de encontrar un trabajo acorde a su formación una vez finalizados los estudios. La crisis económica que ha habido en el país ha influido enormemente en este problema social, aunque ahora parece que va a mejor.

Lo que también ha aumentado son los “sisis”, un nuevo término empleado para describir a todos aquellos jóvenes que estudian y trabajan a la vez. Éstos ya representan un 8% de la población joven, y siguen creciendo. Las tasas universitarias son demasiado altas para el nivel económico de muchas familias en España y los jóvenes se ven obligados a combinar sus estudios con un trabajo para poder asumirlas.

Pero aún así, en muchos casos, las universidades en vez de dar facilidades a los estudiantes para que puedan compaginar su vida laboral con la académica, lo que hacen es ponerles trabas como, por ejemplo, la inflexibilidad de horarios o la falta de comprensión hacia el esfuerzo que hacen a la hora de aceptar alguna petición. Si se quiere impulsar una cultura del esfuerzo entre los jóvenes para conseguir aquello que se desea, habría que hacer algunos cambios en la organización de los estudios para aquellos que trabajen un mínimo de horas. La clave está en la flexibilidad de gestión del tiempo de los propios jóvenes.

En las generaciones anteriores se solía comenzar a trabajar desde edades muy tempranas y aquellos que cursaban estudios superiores tendían a tener un empleo paralelo a la vez. Es por eso que se espera lo mismo de los jóvenes de hoy en día. Los mayores tienen una mala impresión de la juventud en general, como un colectivo que tiene una buena vida porque se aprovechan de los ingresos de los padres para hacer lo que se quiera, pero pocas veces se reconoce el esfuerzo que muchos de ellos realizan a diario para conseguir sus propósitos y para labrarse un futuro mejor.

Los sisis, la otra cara de la juventud

Foto: Haydenweal / Pixabay

Guardar

Guardar

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>