Cómo hacer de la reforma de tu casa un proceso divertido

Si eres de las personas que piensas que acometer reformas en tu casa puede ser sinónimo de caos, te animamos a que enfrentes este proceso de un modo dinámico y divertido y lo traduzcas en un momento fantástico, plagado de ilusiones y nuevas ideas.

Aunque es lógico que en los comienzos te asalten un millón de dudas, bastará con seguir una serie de sencillos consejos para dar el pistoletazo de salida a una aventura que culminará una vez hayas transformado tu casa en el hogar de tus sueños.

La búsqueda de una empresa de reformas integrales puede constituir una de los principales puntos a tu favor para minimizar las molestias ocasionadas por la reforma de tu hogar, a lo que puedes añadir las siguientes ideas:

1º. Visita ferias, empresas y exposiciones. Prográmate con tiempo para poder asistir a todo tipo de eventos que supongan un derroche de creatividad del que sacar ideas para tu reforma. Los sábados pueden ser un buen día para dedicarte a hacer un recorrido por todos ellos. A la hora de acometer la reforma de tu cocina ten presente a empresas de referencia como Gibeller y no dejes de visitar su showroom en Valencia.

2º. Da un papel protagonista a la luz natural y a la ventilación. Sitúate mentalmente en la casa en la que quieres vivir y estudia el papel central que puedes otorgar a estos elementos clave para el bienestar. Imagínate en tu rincón preferido, libro en mano, mientras la estudiada disposición de tus ventanas otorga el punto justo de ventilación para dejarte acariciar por el suave viento en las tardes más cálidas.

3º. Imagina el resultado final. Principalmente si tu reforma implica renovar el uso de los espacios, enfráscate en la gratificante tarea de hacer distintos bocetos previos y somételos al criterio del resto de los miembros de tu familia antes de decantarte por la disposición final. Establecer un sistema de votaciones puede ser una entretenida manera de tomar las decisiones que más se ajusten al gusto de todos los que vayáis a vivir allí.

4º. Localiza una zona de la casa cómoda.Piensa que no es cuestión de pasar el día entre escombros y  localiza un rincón de la casa en que la familia pueda pasar más tiempo. Haz de él tu cuartel general y  recuerda que, por mucho que los imprevistos afecten al resto de tu hogar, siempre podrás refugiarte en ese pequeño lugar en el que has de procurar tener todas tus cosas a mano. Delimítalo con plásticos, impidiendo así que el polvo afecte a las camas y al resto de enseres.

5º. Aprovecha para pasar más tiempo fuera. Pocas excusas serán tan válidas para disfrutar del tiempo de ocio al aire libre como la de  establecer un calendario de actividades fuera entre semana mientras duren las obras. En él puedes incluir visitas a bibliotecas o ir al cine por las tardes. En cuanto al fin de semana, conviértelo en tu mejor oportunidad para escaparte a esos lugares que tanto deseas visitar.

Esta entrada fue publicada en Hogar. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *