5 consejos para mantener perfecto el interior del coche

La estética del automóvil resulta fundamental para su cómodo manejo. Ahora bien, en muchas ocasiones nos olvidamos de cuidar las vestiduras y acabados interiores, a pesar de que en el habitáculo  de nuestro coche es uno de los lugares en el  que más tiempo pasamos cada día.

Ciertos materiales del interior de los autos precisan cuidados especiales, pudiendo resultar más frágiles de lo que en principio pensamos. Por este motivo, vamos a darte 5 consejos para que mantengas las superficies del interior de tu coche en las mejores condiciones, haciendo de él un lugar confortable en el que te agrade pasar las horas que sea necesario y, ya de paso, mejorar su valor de reventa cuando decidas venderlo para  adquirir uno nuevo.

  1. Ten especial cuidado con el techo del coche. El techo de los automóviles es un lugar especialmente propenso a la acumulación de manchas por el tipo de tela con la que está fabricado. Además, su lavado no resulta sencillo pues tiende a deteriorarse con facilidad siempre que entra en contacto con agua o detergentes. Procura no tocarlo y sobre todo evita hacerlo siempre después de comer pues los restos de tus manos podrán dejar rastros de grasa susceptibles de mancharlo.

 

  1. Pon fin a los malos olores. Este sencillo truco va a resultarte de lo más interesante ya que en el caso de que tu automóvil desprenda un olor desagradable a tabaco, humedad o comida, lograrás hacerlo desaparecer con solo comprar bicarbonato de sodio y colocar diversas cucharitas en puntos estratégicos en el interior del habitáculo. Cierra puertas y ventanas y déjalo ahí durante un día.

 

 

  1. Saca las alfombrillas y sacúdelas enérgicamente. Sean cuales sean las que se utilicen todos los modelos de alfombrillas precisan seguir este proceso para librarlas del barro y polvo que pueda haber en su interior. A continuación, para las de pelo u otro material que pudiera encoger con el agua, utilizaremos una aspiradora especial para alfombrillas de coche con la que aspirar los restos de polvo que todavía impregnen su interior. Por el contrario, las de goma se limpian  directamente con agua y jabón y se dejan secar antes de colocarlas.

 

  1. Utiliza grasas y protectores de plásticos especiales. Las superficies plásticas de tu automóvil como el tablero, la consola y las puertas se limpian con grasas especiales para evitar que se deterioren. Sin embargo, estos fluidos no deben caer en las telas que recubren los asientos ni en los revestimientos de las puertas, ya que podrían mancharlas. Además, en ningún caso se te ocurra usar estas grasas en volante, palanca de cambios o pedales debido a que  su manipulación se complicaría y podrías en riesgo la seguridad de los ocupantes del habitáculo.

 

  1. Cuida los asientos y las superficies de piel. Si tu coche cuenta con asientos o con otras superficies forradas con piel, lo recomendable es que pongas especial atención a este material, pues los cambios de temperatura y el transcurso del tiempo hace que la piel tienda a agrietarse o resquebrajarse. Para conservarla intacta, aplícale con la periodicidad indicada productos especiales para la limpieza de la piel, manteniéndola fresca.
Esta entrada fue publicada en Coches. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *