Curiosidades sobre los rinocerontes

Curiosidades sobre los rinocerontes

¿Apasionado de los grandes mamíferos terrestres? ¿Lector voraz de todo lo relacionado con esas míticas criaturas que son los rinocerontes? Si es así el presente artículo te satisfará, ya que en él compartiremos varias curiosidades que a lo mejor no conocías sobre eso bello animal, desafortunadamente en peligro de extinción, sobre todo por la caza indiscriminada de la que ha sido objeto.

Caza y extinción

Tanto como los distinguen, los cuernos frontales son también el principal elemento motivador de que cazadores inescrupulosos persigan a los rinocerontes sin medida ni piedad.

El interés que este elemento despierta responde a los usos terapéuticos que se le da en la medicina tradicional de varias regiones asiáticas y a sus supuestas propiedades afrodisiacas.

Producto de esa caza indiscriminada, la selección natural de las especies, y otros factores ambientales, los rinocerontes engrosan la lista de las especies en peligro de extinción, con una disminución poblacional de gran magnitud en los últimos tiempos.

Para que se tenga una idea del peligro, las cinco subespecies que habitan en el planeta están seriamente amenazadas. Las de Java, Sumatra y el rinoceronte negro están en peligro crítico, la de la India en “peligro” y el rinoceronte blanco es clasificado como “Vulnerable”.

Piel

La piel de los rinocerontes es muy gruesa, lo que le mantiene protegido de los garrazos y mordidas de depredadores ágiles. Sin embargo, es sumamente sensible al impacto del sol y las picaduras de insectos, razones ambas de que los rinos se embarren de lodo y lo dejen secarse sobre su piel cual loción protectora.

A pesar de que las conocemos como rinoceronte blanco y negro, estas subespecies son de color gris y se distinguen una de otra por la composición de su boca.

Rápidos y grandes

Como es de suponerse por su peso y robustez, los rinos no son rápidos. No obstante, pueden serlo cuando quieren, mediante el despliegue de trotes ágiles y carreras con velocidades de hasta 45 kilómetros por hora, aunque eso sí, en tramos cortos. A día de hoy, el rinoceronte blanco es catalogado como el segundo mamífero terrestre más grande, solo superado por el elefante africano.

Cuernos frontales de los rinocerontes

Fuente de la imagen

Cuerno frontal

Sin duda alguna, el cuerno frontal es el elemento distintivo de la especie, además de su principal recurso para defenderse de ataques de depredadores. Su dureza es extrema y contrario a lo que esto puede hacer suponer, no tiene un núcleo óseo, sino que está compuesto por capas de fibras compactas de queratina.

Otro dato interesante es que el cuerno frontal de los rinocerontes crece durante toda su vida. El más grande registrado hasta el momento alcanzó 1,58 metros.

Relaciones simbióticas

Los rinos han desarrollado una relación simbiótica (provechosa para todas las partes) con las aves llamadas búfagos.

Estas se posan con frecuencia encima del cuerpo de los gigantones para alimentarse de garrapatas, larvas y parásitos, al tiempo que, lógicamente, los liberan de esas molestias. Asimismo, los búfagos avisan a los rinocerontes cuando se avecina alguna amenaza, profiriendo un ruido muy característico que estos saben distinguir.

Sentidos curiosos

Para finalizar, los rinos tienen un cerebro proporcionalmente pequeño, por lo que no se les cree muy avezados. No obstante, se las apañan para hallar siempre los caminos más fáciles de transitar.

Tienen muy desarrollados los sentidos del olfato y la escucha, pero en detrimento de su vista, que está entre las menos nítidas de todos los mamíferos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.