Datos curiosos sobre tortugas

Datos curiosos sobre tortugas

Las tortugas son animales misteriosos, calmados y pausados como ningún otro. Cosas increíbles se pueden decir sobre estos reptiles que tienen casi todas sus especies en peligro de extinción. Queremos que hoy conozcas estos detalles curiosos que los hacen únicos para que seas uno más que las defienda y procure su supervivencia.

Las tortugas marinas son de los habitantes más antiguos de nuestro planeta, se dice que ya surcaban los mares en el periodo Jurásico, hace más de 250 millones de años. Solamente esto debería inspirarle a la raza humana un respeto infinito a este animal.

Aunque no lo parezca el caparazón de las tortugas está formado por huesos, más de 50 en su totalidad. La dureza de este constituye una de sus principales defensas ante el peligro de otros depredadores.

El sexo de las tortugas al nacer está determinado por la temperatura que había en su nido, en los más calientes todas nacerán hembras y si es más frio serán machos. Cuando el ambiente es templado serán indistintamente machos y hembras en cantidades equilibradas. Al eclosionar los huevos se sincronizan para evitar que las tortugas más pequeñas queden rezagadas y sean víctimas de los depredadores, incluso las primeras tortugas en salir ayudan a las restantes. Después se trasladan en grupos para intentar protegerse unas a otras.

Muy pocos de estos de estos bebes llegarán a la edad adulta, solamente una o dos de cada mil lo lograrán. Entre otras razones hay que decir que las madres después de que salen del nido nunca más las cuidan o alimentan. El tiempo que transcurre entre la primera vez que una cría entra al mar y su regreso a la costa puede ser de hasta 10 años.

Existe la creencia popular de que las tortugas lloran. La verdad es que al nadar excretan la sal del agua por medio de sus ojos y parece que están llorando. También se cree que si alguna vez quedan bocarriba no podrán voltearse, lo cierto es que si son sanas y jóvenes pueden lograrlo perfectamente; solo con una salud delicada o muy anciana se quedarán en esta posición.

Increíblemente las tortugas pueden pasar hasta 8 horas sin respirar, esto es si se están muy quietecitas o dormidas en el fondo del mar. Para respirar siempre suben hasta la superficie.

Se conoce que son capaces de percibir el campo magnético terrestre y que lo utilizan como guía para orientarse en el proceso migratorio desde su playa natal hasta el área de forraje donde se alimentan. Una tortuga puede vivir más de un año sin consumir alimento alguno.

Entre tantos detalles increíbles de estos animales, para terminar vamos a mencionar uno que podríamos considerar un poco ridículo. Estamos hablando del combate entre dos machos ya sea por el territorio o por la hembra, donde resulta ganador aquel que logre estirar más su cuello hacia fuera del caparazón. ¿No crees que para ser una competencia es un poco aburrida?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.