Zapatos para diabéticos, guía de compra

Zapatos para diabéticos, guía de compra

La diabetes es una enfermedad que impone actitudes y estilos de vida para estar lo más saludables posibles. A muchos puede parecerle algo insostenible, pero ciertamente no lo es. Con disciplina y apego a las indicaciones médicas, se puede llevar perfectamente una vida placentera.

No obstante, los cambios o particularidades de las que hablamos tienen mucho alcance y tocan los aspectos más insospechados de la rutina diaria, como el tipo de calzado que se usa.

De esta forma, los zapatos para un diabético deben reunir una serie de características, desestimadas muchas veces por las personas que no padecen de la enfermedad a la hora de comprar en la peletería.

Por ello, en este artículo te daremos algunos tips que te servirán como guía de compra a la hora de elegir unos  zapatos idóneos para una persona diabética.

Estructura y composición

Los zapatos para diabéticos deben ser cerrados y no deben tener tiras o ser escotados, para prevenir la entrada al calzado de polvo, piedras pequeñas u otros elementos que puedan provocar un corte, leves heridas o ampollas.

Asimismo, las zapatillas con suela de esparto no sirven para las personas con este padecimiento, a menos que estén forradas en su interior.

Relacionado con las suelas también, se debe prestar especial atención al material, buscando que resbale lo menos posible, y que no sea muy fina ni blanda porque esto provoca diversos problemas en los pies. La causa de ello radica en que cuando se anda sobre suelas finas o blandas los pies se golpean contra el suelo y son más sensibles al daño que puede provocar cualquier piedra u objeto que se pise.

Con respecto al tacón, si lo tuvieran, lo más aconsejable es que tengan una dimensión de dos o tres centímetros, y en el caso de las mujeres cinco como máximo.

Como regla general los mejores zapatos para diabéticos son aquellos confeccionados en piel y que son flexibles.

Sujeción

De igual forma, los zapatos para pacientes de la enfermedad deben sujetar con firmeza el pie, razón por la que no se aconsejan los zapatos zuecos ni la mayor parte de las zapatillas playeras.

Tamaño

Relacionado con lo anterior, y evidentemente un aspecto a tener en cuenta no sólo por los diabéticos, los zapatos no deben quedar grandes ni pequeños, sino que deben adaptarse perfectamente al tamaño del pie, y no al revés.

Eso de que un zapato grande, rellenado con algodón en la punta y en el talón, es mejor para proteger los pies, es un error más grande que una casa.

Punta

La punta de los zapatos no debe ser estrecha ni muy ancha. Lo primero porque comprimiría los dedos y podría causar callos, y lo segunda porque atentaría contra la sujeción del pie.

Plantillas

Si la persona usa habitualmente plantillas, lo mejor es llevarlas y meterlas en los zapatos que se piensa comprar, para tener la certeza de que no apretarán y cumplen con las dimensiones indicadas.

En caso de que no las use, pero se precisa hacerlo, se recomienda no comprarlas ya hechas y adquirir unas que se confeccionen a la medida, de forma tal que cubran el ancho y largo exactos del calzado.

Asimismo, se desaconseja el uso de plantillas de espuma o desodorante.

Varios zapatos

Los diabéticos deben tratar de tener varios pares de zapatos e intercambiarlos con frecuencia, para evitar que los pies se rocen o reciban presión siempre en los mismos sitios.

Esto no conllevará más gasto económico, pues al alternarlos en su uso los zapatos duran más.

Al momento exacto de la compra

Por último, otros tips de la guía pueden ser comprar los zapatos en la tarde, cuando los pies están más hinchados por la actividad del día; probarse los dos zapatos y no uno solo; y asegurarse que todos los dedos del pie puedan moverse dentro del zapato.

Esta entrada fue publicada en Modalia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>