Consejos para estrenar zapatos sin dolor

Consejos para estrenar zapatos sin dolor

Muchas veces, al ir a probarnos calzado nuevo, lo hemos pasado mal: rozaduras, pies que no entran… No hay que resignarse a ello. Estrenar zapatos sin dolor es posible con unos cuantos consejos sobre lo que debes y lo que no debes hacer, no solo con el calzado, sino también con tus pies. Empezando por probar los zapatos siempre por la tarde, después de que haya pasado la mayor parte del día y con ella la posible hinchazón.

A menudo, nada más salir del comercio, nos preguntamos si pueden molestarnos los pies después de haber comprado la mercancía dentro. No es lo mismo probarse unos zapatos nuevos que luego volver a los que llevamos puestos y llevaremos, todos los días.

Sea cual sea la clase de calzado que hayamos adquirido (infantil, plano, deportivo, de tacón…) es aconsejable usarlos unos momentos en casa antes de estrenarlos, además de no estar demasiadas horas con ellos en la calle el primer día.

En caso de que estemos en la tienda y allí ya no nos encontremos codos, debemos valorar si es un problema de encaje (por la anchura, las costuras o la horma) o solamente el roce de un producto nuevo.

Otra duda frecuente es si para saber nuestra talla de zapato correcta hay que probárnoslos con o sin calcetines, sobre todo con zapatos infantiles. La respuesta es que sí, porque no es igual un calcetín grueso de invierno que uno deportivo u otro de verano, y esa diferencia puede ser tan grande como para pasar de un número a otro.

Precisamente, escoger una talla inadecuada es la principal causa de molestias en los zapatos nuevos, a todas las edades. Por supuesto, si se trata de sandalias, entonces sí que hay que probarlas con el pie desnudo, para ver si se adecúan correctamente las sujeciones.

Consejos para estrenar zapatos sin dolor

Fuente de la imagen: botinesdecuña.com

Alguna gente ensancha los zapatos en la horma para que le encajen mejor. ¿Es esto bueno? Depende de cómo sea el zapato y lo que se nos ajuste. En caso de ser una bota, zapato cerrado cremallera que no sube, sí se puede hacer. No obstante, la horma mejor es nuestro propio pie. Por ello es una idea más razonable pasear con él por casa con un calcetín, echándole dentro crema de manos.

Cuando el problema es a la inversa (tenemos el pie estrecho y se nos descalza el zapato, o estamos entre dos tallas) se pueden emplear medias plantillas. Pero si estamos hablando de niños no es interesante, porque le hará rozaduras igual.

No todos los zapatos dan de sí. Los de tela o polipiel no se moverán. En caso de ser de piel, ante, charol… sí que acabarán cediendo, pero más tarde que temprano. La manera de conseguir que lo hagan antes es echar por dentro crema de manos y andar con ellos por casa, como decíamos. El ancho es lo único que cede; si al probarlo lo encontramos justo por arriba y el dedo da en el final, entonces es que necesitamos una talla más.

El verano es una época muy molesta para probar zapatos, que rozan más debido a la odiosa combinación del calor, la humedad y el sudor. Para combatir esto, es preciso hidratar bien los pies y frotar las sandalias por dentro con crema de manos (también de una temporada a otra, por el desecamiento de la piel del calzado). En el caso de los zapatos cerrados, llevar calcetines de algodón; lo mismo con las zapatillas de lona, que también rozan bastante.

Esta entrada fue publicada en Modalia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Consejos para estrenar zapatos sin dolor

  1. maria dijo:

    Fabulosos consejos, me encanta llevar tacones, pero a veces se sufre tanto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>